El jueves pasado se presentó la nueva edición del diccionario de la RAE (que ya ha alcanzado la edición número XXIII) en un acto presidido por los Reyes de España y al que acudieron personalidades como el director de la RAE, José Manuel Blecua, y la directora de Espasa, Ana Rosa Semprún.

En mayo de este año ya se avanzaron algunos de los términos que se iban a incluir en esta nueva edición, como siempre, con el objetivo de modernizar y renovar el léxico del castellano, en el que cada vez, gracias a la globalización y las nuevas tecnologías, se van añadiendo expresiones prestadas que se adaptan a la hora de hacerlas parte de nuestro vocabulario.

Anuncios

De hecho, sorprende que algunas de estas palabras no estuvieran ya incluidas en la anterior edición de 2001, como es el caso de bótox, muliculturalidad o cameo, mientras que otras, como tuitero, tuiter, red social o pilates se puede entender dada su reciente boom en nuestro día a día.

Los más políglotas siempre claman al cielo en cada edición cuando, por ejemplo, se acepta "Güisqui" en lugar de "Whisky" y en esta edición no podía faltar de nuevo la controversia al aceptarse términos como guasap en vez de whatsapp o tuiter en lugar de twitter.

Pero las novedades no consisten sólo en añadir nuevas palabras que poco a poco van formando parte del vocabulario a base de escucharse en los medios y decirlas cada día, sino que en la 23ª edición del DRAE se han modificado algunas definiciones.

Estas modificaciones a veces no derivan sólo de un cambio en su uso sino que ciertos colectivos pueden exigir su matización, como es el caso de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) que ha conseguido que en esta edición el término Franquismo aparezca definido como:

"Dictadura de carácter totalitario impuesta en España por el general Franco a partir de la guerra civil de 1936-1939 y mantenida hasta su muerte". 2.- Período histórico que comprende la dictadura del general Franco."

Y por su parte, la Federación de Mujeres Progresistas han conseguido femenino ya no estará asociado a débil o endeble ni masculino a varonil y enérgico.

Anuncios

¿Y a vosotros? ¿Qué os parecen los cambios?