La alarmante bajada del índice de fecundidad de la mujer en España, 1.27 hijos por mujer, ponen en serio peligro el cobro de sus pensiones de jubilación. El resto de colectivos también se sienten profundamente preocupados por la misma causa, la que puede dar al traste con nuestro estado del bienestar; las razones que todos argumentan son las siguientes:

Si en España las familias tienen actualmente una media de 1.27 hijos y la fecundidad de reemplazo está en 2.1 hijos, cada vez habrá menos trabajadores cotizando para pagar las nominas de los jubilados; la única solución será aumentar unos costes laborales que a día de hoy son ya inasumibles por los trabajadores y por toda empresa sin concesión administrativa.

Tal vez, y solo tal vez; podríamos analizar la noticia que hoy refleja The Telegraph donde anuncia que en 10 años, Francia será la potencia dominante en Europa y probablemente lo sea por sus políticas de familia que tienen al país en 2.1 hijos por mujer frente al de Alemania por debajo de 1.4 y su política de primar el ahorro y regir la política económica del país como la de una economía familiar, arrastrando además a todas las economías Europeas que se han dejado arrastrar.

Actualmente Francia, sin ser ni por mucho el país Europeo que más protege a la familia, concede 129€/mes libres de cargas a familias con dos hijos a su cargo; 295 €/mes con tres hijos y 460€/mes a familias con cuatro hijos aumentado en 165€/mes por hijo suplementario, además de múltiples ayudas para el estudio de los hijos , transporte y guardería.

Además del alarmante bajo índice de fecundidad en España, en política de familia, ocupamos los últimos puestos europeos en cuanto a la inversión pública en familia y cómo podemos imaginar en prestación por hijo a cargo, hay colectivos que puedan desdeñar la inversión en una buena política de familia, sin embargo toda sociedad de bienestar y justa, necesita de una juventud bien educada y bien formada para asumir con garantías sus responsabilidades futuras para con la sociedad.

Como han podido ustedes comprender no soy economista y tampoco lo pretendo; Solo soy un padre de familia con cuatro hijos y más de 34 años cotizados que votó principios conservadores en las últimas elecciones, tiene la ambición de procurar una vida digna para sus hijos y la intención de cobrar su jubilación; nacido en una generación, la del 64 donde el índice de fecundidad en España era de más de tres hijos por mujer y que pide perdón y manifiesta su respeto al colectivo de gays y lesbianas por utilizar su mención para llamar la atención sobre el titular.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!