Todos sabemos que todavía es muy normal tratar a la mujer de manera sexista en los medios en general y los videojuegos en particular. La polémica lleva ahí desde siempre y siempre ha habido voces a favor y en contra que discrepan completamente de los efectos que este tratamiento puede provocar, sin olvidar las múltiples demandas que existen por parte tanto de particulares como de grupos de presión para que esto pare. Por eso, con este historial sobre las espaldas sorprende mucho que de repente alguien decida contratacar y sobretodo lo haga contra una persona en particular.

En este caso estoy hablando de Anita Sarkeesian, una bloguera canadiense de apenas treinta años que ha visto como en un instante su vida dio un giro de 360 grados.

En el año 2012 inició una campaña en kickstarter para producir su proyecto "Damisela en apuros: Tropos contra mujeres" (una serie documental sobre la representación de la mujer en los medios de comunicación y sobretodo mostrar como la narrativa de los videojuegos sigue representado a la mujer de manera parcial y estereotipada) y desde entonces ha sido víctima de una campaña de acoso como pocas he visto en mi vida. Desde hace dos años esta mujer ha sido víctima del ciber-bullying, han intentado hackear su cuenta de Google+ y su cuenta de Twitter también y cuando eso no ha funcionado se han creado cuentas falsas para desacreditarla, en varias ocasiones incluso se ha intentado robar información personal de ella para difundirla en Internet, ha recibido amenazas de muerte, se han subido montajes a Youtube donde es violada/asesinada por diversos personajes de diferentes videojuegos, ha sufrido todo tipo de humillaciones e incluso se creó un juego online llamado "Beat Up Anita Sarkeesian" donde se podía golpear a la mujer hasta que la pantalla del ordenador se volvía roja.

Pero la peor parte no ha sido esa, la peor parte empezó después cuando por fin se atrevió a denunciarlo y sus detractores la acusaron de inventárselo todo y de ser una víctima profesional que sólo quiere llamar la atención. Pero no es cierto, las amenazas han llegado a ser de tal magnitud que el pasado fin de semana tuvo que acudir acompañada al Festival XOXO de Portland por un guardaespaldas ya que había recibido amenazas explícitas sobre si acudía a la convención.

Incluso el FBI ha tomado cartas en el asunto.

Sin embargo Anita se niega a rendirse a pesar de todo lo que ha sufrido y aunque sabe que no es fácil seguirá luchando por cambiar la representación de las mujeres en el mundo y asegura que lo mejor que se puede hacer para apoyarla es creerla cuando habla de todas las cosas que la han sucedido.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!