Durante la niñez, el aprendizaje asume un rol muy importante para las próximas etapas del desarrollo. Esto sucede porque muchos de los conocimientos procedimentales o conceptuales, serán el escalón base para saberes futuros. Sin ellos, tal vez el proceso de enseñanza-aprendizaje se vea obstaculizado. Desde esta perspectiva, la adquisición de la lectura implica la posibilidad de conocer el mundo, y por lo tanto, su deficiencia afecta a otros campos del conocimiento. De esta forma, realizar un diagnóstico precoz en niños con algún trastorno del lenguaje como la dislexia, supone un adelanto en el tratamiento.

Con todo ello como referencia, un equipo interdisciplinario de investigadores de la Universidad de San Francisco (EE.UU), lograron detectar mediante un escaneo cerebral, quiénes tendrán dificultades en la adquisición de competencias lectoras.

La investigación tomó como punto de partida, que los niños aprenden a leer en el último año del jardín de infancia o kínder y logran ser lectores competentes en tercer año de la escuela primaria. Sin embargo, recién en la última etapa es cuando se comienzan a evidenciar trastornos del lenguaje como la dislexia, en los infantes que no adquirieron las habilidades lingüísticas esperadas.

El proyecto de los investigadores consistió en realizar un seguimiento de 38 niños a los que se les practicaron escaneos cerebrales a medida que avanzaban en la escolaridad. Durante la experiencia observaron que algunos mostraban un mayor desarrollo de la materia blanca, es decir, de la zona del cerebro que concentra las capacidades de aprendizaje, pensamiento y percepción. A su vez, esto permitió predecir quiénes tendrían dificultades en la adquisición de habilidades lectoras.

Los resultados de la investigación fueron recientemente publicados en la revista Psychological Sciencie y es una excelente noticia para quienes pertenezcan al ámbito de la pedagogía.

A partir de ahora, se podrá realizar este estudio que es complementario de otros que se venían haciendo hasta el momento (medición del coeficiente intelectual y de competencias lingüísticas). La diferencia fundamental con los anteriores es que el escaneo cerebral detecta el problema antes de que se haga efectivo y, por lo tanto, permite comenzar a trabajar de manera preventiva, acompañando al niño en su aprendizaje para minimizar sus obstáculos y que logre un aprendizaje significativo.

Leer es una de las maneras más importantes que se tiene de aprender la realidad.

Cuanto mejor lectores seamos, mayores oportunidades tendremos de aprehender el mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más