La operación Israelí en Gaza no solo sigue en su curso sino el grado de violencia se ha intensificado, tal como demuestran las cifras de muertos y heridos. Lo curioso es que el aumento del grado de violencia repercuta con intensidad en el ámbito del debate público. Lo que en días normales se consideran como adjetivos ofensivos "Nazi", "Genocidio", "Terrorista" "Antisemita" etc. pasaron a ser parte del discurso habitual y ambas partes pecan por igual. Sin embargo, no solo que los adjetivos denigrantes carecen de fundamento, sino que son contraproducentes, dañinos y no benefician a nadie (fuera de los aparatos de propaganda).

Tomemos por ejemplo la última carta de artistas españoles y las declaraciones de un actor famoso como Javier Bardem. Este Señora acuso al Estado de Israel de no más ni menos que de "genocidio". La respuesta no tardó en llegar y desde las tribunas del otro "equipo" se acusó al actor de ser un "antisemita", acusación que obligo al actor a publicar un comunicado en el cual desmiente cualquier ideología racista.

Bardem hablo de genocidio, pero se frenó un paso antes de utilizar la analogía común, el Sistema de exterminio Nazi.

Puede ser que no lo hizo intencionalmente, pero al solo insinuar, deja pendiente en el aire una muy grave acusación contra el Gobierno y Estado de Israel. Para equilibrar un poco el panorama en el otro bando, no faltan las voces que acusan al Hamas de "Antisemitismo", recordando una vez más el sufrimiento e historia Judía reciente para igualar al "Movimiento de Resistencia Islámico" y al "Partido Obrero Alemán Nacional Socialista".

Todos pecan de lo mismo.

Pues en primer lugar se ha de saber si estas expresiones guardan alguna relación con la realidad. En un principio la doctrina Nazi tenía como OBJETIVO la aniquilación de una serie de grupos humanos, comenzando por los judíos, Gitanos, Homosexuales, Enfermos, y acabando con los pueblos Eslavos. A propósito no se han mencionado disidentes políticos como los comunistas, Sindicalistas y más.

Considero que el exterminio político por más cruel e repugnante que sea, no es una característica propia del Nazismo, sino la comparten con otras ideologías o regímenes políticos.

Lo especial del Nazismo, a diferencia de otros genocidios era que el exterminio no conllevaba ningún argumento ni motivo real (por ejemplo, apoderarse de las tierras, o generar terror en las poblaciones). Nada de eso. Era crear una maquinaria que tenía como único valor el exterminio por exterminio. Otro aspecto es el hecho que las víctimas no podían escapar su destino. El Judío, o el Gitano o el Eslavo no eligieron serlo, pero tampoco podían modificar su condición (por ejemplo, la conversión forzada como en España del siglo 15).

Estaban destinados al exterminio desde su nacimiento.

Volviendo a Gaza. Por más cruel y feroz que sea la lucha entre los bandos, ni Israel ni los Palestinos se asemejaron a la locura Nazi. Israel no tiene como objetivo el exterminio del pueblo Palestino, ni como pueblo ni como individuos. Es más, 20% de la población del Estado de Israel son Árabes Palestinos con plenos derechos (aun que sufren de discriminación, pero fenómeno no transforma a Israel en un Estado Nazi), así que acusar de genocidio seria como acusar de un cuasi suicidio. Además, no cabe duda que técnicamente hablando, Israel y su poderosa maquina bélica podría llevar a cabo un auténtico Genocidio Palestino en poco tiempo, pero no lo hace.

Quien acusa a Israel de genocidio no guarda relación con la realidad.

Tampoco no es el caso del Hamas. Es cierto que su ideología pretende la creación de un Estado Islámico, lo que implicaría el fin del Estado de Israel como Estado Judío. Aun así, el Hamas no pretende ni llama al exterminio de los judíos como individuos ni como religión ni como pueblo. Lo que se opone es en primer lugar a la ocupación y también quizá a la existencia de un Estado Político, en lo que consideran su tierra. Del mismo modo, hay quienes cuestionen la existencia y legitimidad del Estado Español (tal como está diseñado hoy en día), pero eso no los transforma en Nazis.

Que yo sepa, el Hamas nunca atento contra judíos en la Diáspora, o sea fuera del territorio disputado.

Si abrimos el abanico un poco más podemos decir que En gran parte de la población Palestina que apoya al Presidente Abbas y al nacionalismo laico Palestino Fatah/OLP y lo mismo se puede decir de la población Israelí. En ambos lados se reconoce la solución de dos Estados Israel, aun que hay en disputa una serie de cuestiones como territorios, el derecho de retorno y más. No son cuestiones fáciles de resolver, pero en ningún lugar pretende el nacionalismo Palestino ni el Israelí exterminar al adversario.

Como ya podemos ver, ni Israelíes ni Hamas adoptaron una retórica Nazi, ni tampoco llevan a cabo una política de exterminio.

El gran problema es que este tipo de expresiones no solo son incorrectas, ofensivas sino también contraproducentes. Convertir uno de los contrincantes en mal absoluto reencarnado (como lo era el Nazismo) implica conclusiones políticas muy claras. En primer lugar, justifica todo tipo de acción violenta contra el "Nazi reencarnado", o sea es un "cheque en blanco", una aprobación de antemano de cualquier barbaridad que pueda cometer la supuesta víctima.

Además torna el conflicto en un "Juego de Suma Cero".

O nosotros O ellos. Si utilizamos la analogía de la Segunda guerra, Guerra, una de las condiciones del pacto de los aliados era la exigencia de una rendición incondicional de Alemania Nazi. Esta decisión se debe a motivos políticos y estratégicos, pero no solo a ellos. Refleja la convicción que al tratarse de una mal tan absoluto, no existe unos términos comunes entre la barbarie y la civilización de los que se pueda establecer un dialogo.

Volviendo la medio oriente del siglo 21, la calificación de unos de los bandos como "Nazis", "Genocidas", "Antisemitas" y otras perlas implica el fin del dialogo, o sea complica la situación que ya de por si es lo bastante difícil.

Lo que se espera de Celebridades o personas que están auténticamente preocupadas por la paz que moderen sus expresiones. Los extremismos en situaciones tan delicadas como esta lo que logran es avivar las llamas del odio y de la resignación en vez de alentar las pocas esperanzas de paz. Tender auténticos puentes del dialogo son la única esperanza que tenemos. La única herramienta que evite la próxima e innecesaria víctima.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!