Las tormentas solares ponen en riesgo la operatividad electrónica en nuestro planeta. A pesar de la enorme distancia que nos separa del sol, 150 millones de kilómetros, eso no impide que los vientos solares entren en la atmósfera terrestre, cuando se produce una tormenta solar, que puede tardar días, incluso horas y provocar daños a toda la red electrónica, cada vez más supeditada a ella. El Sol, centro de nuestro sistema planetario no deja de sorprendernos y ser un misterio para los astrónomos: cuantas mas cosas aprendamos del sol, más preguntas encontraremos.

Las tormentas solares se producen cuando el sol tiene gran actividad magnética, existe un máximo solar de cada once años. Este fenómeno nos afecta directamente, aunque si bien es cierto que los rayos X y gamma, se expanden por todo el sistema solar, tardando 8 minutos en llegar a la tierra, siendo el campo magnético quien nos protege de la radiación, eso no quiere decir, que no perjudiquen las comunicaciones, el transporte aéreo,crear una sobrecarga en las redes eléctricas, originando apagones y daños en los satélites.

Cabe destacar que las tormentas solares no suelen ser tan fuertes como las ocurrida hace 155 años en 1859 entre los meses de agosto y septiembre, la cual recibió el nombre de Carrington, por ser el astrónomo inglés Richard Carrington el primero en observarla y que produjo interrupciones en el sistema telegráfico en América del Norte y Europa. Además, provocó una oleada de auroras boreales y Australes que fueron observadas en Europa, el Caribe e inclusive en Chile. En 1989 se registró otra fuerte tormenta solar que dejó sin luz a la ciudad de Quebec en Canadá , afectando a 7 millones de personas y ocasionando un grave daño a la economía.

La última ocurrió el 23 de julio del 2012 y atravesó la órbita terrestre, de haberse producido unos días antes habría impactado con nuestro planeta, "provocando apagones generalizados desactivando todo lo que se enchufa a la pared", según la NASA.

Otras de las consecuencias de estas tormentas es el daño ocasionado a la capa de ozono, la desorientación en las migraciones de los animales, corrosión en las tuberías de gas, incluso pueden afectar a nuestro cerebro, provocando depresiones. El campo magnético de la tierra sirve de escudo que protege la vida en nuestro planeta, además de ser moderador del clima.

Es un hecho tan constante e invisible que la mayoría de las veces nos olvidamos de su presencia. Podemos imaginar ¿que pasará si el campo magnético de la tierra, llegara a colapsar por una de estas tormentas solares?

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más