La abdicación del Rey ha sacado a relucir la opinión del pueblo que se ha dividido principalmente en dos bandos: el bando que apoya la monarquía y el bando republicano. Según la RAE, por definición, una monarquía es una forma de gobierno en que el poder supremo corresponde con carácter vitalicio a un príncipe, designado generalmente según orden hereditario y a veces por elección, tal como sucedió con el Rey Juan Carlos I, quien fue coronado por Franco.

Según la RAE y por definición, también, una república es la organización del Estado cuya máxima autoridad es elegida por los ciudadanos o por el parlamento para un período determinado, es decir, el jefe de Estado es elegido democráticamente por el pueblo y si el jefe de Estado es al mismo tiempo el jefe de Gobierno, se consideraría un sistema de gobierno presidencial como ocurre en Estados Unidos, puede darse el caso de que no correspondan y se trataría de un gobierno semi-presidencial como es el caso de Francia.

Cuando se habla de monarquía en seguida se le relaciona con factores tan importantes como el crecimiento económico (Ya que en el 2003 7 de cada 10 países de los países más ricos del mundo eran monarquías constitucionales), la libertad(Debido a que siguen o deben seguir una constitución que explica en detalle sus derechos, tareas y responsabilidades aunque el Rey Juan Carlos I no juró la constitución de 1978 pero si firmó su promulgación ), la baja cifra de corrupción (Según la Comisión Internacional de Nobleza y Realeza, las monarquías constitucionales cometen menos crímenes que los países con otros tipos de gobiernos) y la benevolencia(Tienden a tener un incentivo fuerte para tomar una visión a largo plazo de su reino y buscar políticas que beneficien a las personas).

En España tales factores se han visto muy comprometidos, en especial por el procesamiento de Iñaki Urdangarin y otros casos de escándalo en la Casa Real, a pesar de que haya demostrado un ejercicio de transparencia.

Es cierto que un jefe de Estado elegido por el pueblo y para el pueblo es mejor que tener un Rey inviolable protegido por la constitución, pero también es cierto que un Rey puede velar por los intereses y el bien estar de su pueblo.

Los partidarios del referéndum sostienen que casi el 70% de la ciudadanía no pudo pronunciarse sobre la constitución y la monarquía por razones de edad. Ha habido muchos cambios desde los años setenta hasta ahora, ya que muchos no han podido votar sobre la constitución, lamentablemente no se puede consultar, de forma individual, a los ciudadanos sobre que opción quieren.

La constitución no es un corpus legislativo cerrado ya que en 2011 Los partidos políticos PP y PSOE la cambiaron para dar prioridad a la banca en cobros de deudas.

Ya sea por razones históricas o por convicciones democráticas, la pregunta que cabe hacer es si España está realmente preparada para un referéndum. A pesar de los gastos de la casa real una jefatura de República costaría mas debido a las competencias.

De todas formas y sin duda alguna España, en este instante, con el nombramiento de Felipe IV, tiene al rey más preparado de la historia que ayudara a construir y reconstruir una España mejor.

Sigue la página Casa Real
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!