Conocemos a ciertos políticos que tenían el Mundial de Fútbol y la Eurocopa para distraer al pueblo de problemas graves de la sociedad, que ellos son incapaces de arreglar.

En un país que conocemos bien, eso ha servido durante seis años, con una selección de fútbol que fue capaz, con algunos cambios, de seleccionador incluido, de ganar tres campeonatos seguidos, de despertar la admiración mundial y todos los elogios que acompañan al deporte en el éxito.

Pero este año, seguramente coincidiendo con la decadencia lógica de muchos grandes jugadores que la forman, ese éxito se ha convertido en terrible fracaso.

Y ya se sabe cómo es la gente cuando fracasas, que ya no te quieren tanto como antes. Esto no es nuevo, ha pasado miles de veces en el deporte.

Lo que pasa es que el país al que aludimos ha utilizado tanto el fútbol (y de vez en cuando otros deportes) como excusa. Cuesta mucho que la gente muestre entusiasmo de verdad por otras facetas de la vida, como la cultura, ya que ahí parece que sólo se entusiasma por películas lamentables que fomentan valores anticuados e incluso machistas, o hacen reír con chistes vergonzosos que se quedaron anticuados hace decenios.

Me acuerdo de que cuando era niño pusieron por televisión la película "Fahrenheit 451" de François Truffaut, adaptación de la novela de Ray Bradbury sobre una sociedad totalitaria que prohibía leer y controlaba las mentes de sus ciudadanos a través de la televisión, omnipresente en la trama.

Al existir Internet actualmente, ya no se podría controlar a los ciudadanos de la misma manera, pues siempre encontrarán en la red información alejada de la del Gobierno dictatorial o democrático pero manipulador, como en países aparentemente democráticos como Rusia.

También pasa que a los futbolistas siempre se les ha querido vender como personas políticamente neutrales, que lo suyo sólo es jugar al fútbol, y lo más "revolucionario" que hacen es ser Embajadores de UNICEF. No digo que tomen partido por algún político o partido, pues estos siempre te acabarán utilizando y explotando hasta que ya no les sirvan, da lo mismo si es de derechas o de izquierdas.

Sólo es que han hecho creer tanto que alguien que le guste la Cultura con mayúsculas es un ser aburrido y pedante cuya perorata no interesa a nadie, que ya es difícil hacer que la gente de ese país piense lo contrario.

Si me preguntan sobre por qué esa selección que parecía invencible ha fracasado, es por que los años no perdonan, un tópico, pero es verdad. Los reflejos de sus grandes jugadores ya no responden igual, ya no hay ideas, los jugadores y entrenadores contrarios ya se conocen sus trucos, e incluso los otros países han renovado sus equipos, con nueva gente más fresca y joven. Incluso la selección de un país al que la que aludimos aquí ganó hace años, ha sido capaz de ganarla e incluso por goleada. Hace falta, entonces, renovar el equipo, nuevos jugadores, nuevos entusiasmos, etc.

Lo que le ha hecho mucho daño ha sido la utilización política descarada, el creer que mientras la selección juegue, nadie se ocupará de denunciar un desahucio de una familia pobre, ni un abuso de poder, ni a un político corrupto.

Eso es lo que quieren conseguir con esa nueva Ley de Seguridad Ciudadana: volver a aquellas nefastas épocas que sólo podías ser crítico con la sociedad a través del fútbol, a tratar los favores arbitrales a equipos como el Real Madrid como si fueras víctima de una dictadura. Me refiero a años como 1965, claro.

Sigue la página Fútbol
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!