Este mundo es de lo que no hay. Se ve de lo más normal hacer felaciones en público en locales a cambio de copas, pero el hecho de amamantar a un hijo en público es escandaloso. O yo soy muy rara, o esto no es normal.

Después de ver todos los desmadres ocurridos estas ultimas semanas es increíble que haya ni que mencionar este caso, porque debería ser algo de lo más normal sin necesidad alguna de ser publicado, pero no, aquí me encuentro teniendo que publicar una noticia sobre una pobre madre británica de 23 años que el mayor mal que ha causado, para ser avergonzada en publico, ha sido amamantar a su pequeño en una piscina.

Rebecca Hough, de Torpoint, Cornwall, se encontraba en una piscina pública, cuando su hijo de tan solo 10 meses, empezó a sollozar por la necesidad de comer.

Anuncios
Anuncios

Rebecca para poder calmar a su bebe decidió darle de mamar a unos pocos metros de la piscina. Fue en ese momento cuando el director de la piscina se le acercó para pedirle que se marchara.

"Me sentí muy avergonzada porque se me pidiera salir cuando yo no estaba haciendo nada malo", explicó Rebecca Hough.

Como siempre ocurre a raíz de la publicación de la noticia, el centro de ocio envió una carta a la mujer pidiéndole disculpas y así mismo reafirmando que el único interés del centro es "la salud y la seguridad" y que el hecho de que estuviera tan cerca del agua fue el motivo de su expulsión, ya que podía contaminar el agua.

Anuncios

Cosas como estas es increíble que sigan pasando en a día de hoy. Y suceden mucho más a menudo de lo que pensamos. No hace mucho en nuestro país ocurrió un caso similar, exactamente en Erandio, municipio de Bilbao, donde una madre fue expulsada a los vestuarios por el simple echo de estar dando de mamar a su hijo en público. Alegando como explicación el hecho de que se podría contaminar el agua de la piscina.

Mi pregunta es ¿entonces las mujeres que están dando el pecho no pueden entrar en la piscina? Porque no vaya ser que tengan restos de leche y contaminen el agua.

Creo que si tanto les preocupa el hecho de que se contamine el agua de la piscina, deberían ocuparse un poco más de la higiene de sus usuarios y menos de lo que ellos crean que es la moralidad.

Es increíble que en el Reino Unido en el 2010 tuvieran que sacar una ley para establecer que es ilegal discriminar a una madre por amamantar en público.

En un mundo donde enseñar los pechos a diestro y siniestro está a la orden del día es ridículo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más