La noticia sobre Marine Le Pen

La líder del partido francés Frente Nacional Marine Le Pen puede quedarse sin su inmunidad política y ser condenada por los comentarios racistas proferidos hace 4 años. Con motivo de una aglomeración de fieles a la mezquita de París, se vivieron escenas de rezos musulmanes en la calle de la capital de Francia, hecho que provocó que Le Pen comparase esta escena con la ocupación del ejército nazi durante la Segunda Guera Mundial.

Anuncios
Anuncios

Esta misma semana, Le Pen ha vuelto a repetir los mismos comentarios que hace 4 años después de enterarse que, en el caso de que el juicio falle en su contra, podría ir un año a la cárcel y pagar una multa de 45.000€. La líder del partido sostiene que su único crimen fue "atreverse a decir lo que los franceses piensan, que es que los que rezan en la calle son ocupadores que continúan tomando lugares en territorio francés".

Incitación al odio racial

Y yo me pregunto: ¿es consciente esta señora de lo que puede llegar a provocar con comentarios de esta índole?

Parece que ella solita esté intentando recrear una parte de la lucha nazi en territorio francés: generar un sentimiento de odio hacia todo aquel que no sea de su misma "raza área".

Equiparar unos rezos a una invasión militar me parece de todo menos coherente, señora Le Pen. Y volver a repetir las mismas palabras 4 años más tarde afirmando "Iré a tribunales con mi cabeza en alto para explicar que tiene que haber gente en este país que les diga a los franceses la verdad", me parece vergonzoso para una líder europea del siglo XXI.

Anuncios

En el momento en el que nos encontramos, culpabilizar a los inmigrantes de la situación de crisis es lo más fácil; de hecho, cualquier abuela en un banco sería lo que diría. Pero tenemos la "suerte" de que, en teoría, en la política mandan personas entendidas del tema, personas que pueden desgranar los fallos de la sociedad y poner su remedio, ¿o no?

Si removemos un poquito, sólo un poquito, en el tema de la inmigración en Europa nos encontramos que en muchos casos (pero muchos, muchos) el mismo gobierno se lucró de la mano de obra barata de los inmigrantes para crear las preciosas ciudades europeas que hoy en día podemos disfrutar.

Y ahora, como sobran y molestan, todos a tomar viento. ¿Y este es el argumento que nos da una líder política como Le Pen? Ah no, espera, que ella es un pelín más inteligente (o imitadora) y lo que hace es crear una sensación de odio para ella no ensuciarse las manos. Claro que sí.

Le Pen está anunciándose como la encargada de "liberar" al pueblo francés de las "garras" de los inmigrantes. Si esa es la idea, señora Le Pen, tenga en cuenta de que usted solita con esa mentalidad racista está imitando los pasos de Hitler que tanto parece tener en mente.

Anuncios

¿O es que resultará al final que la nazi es usted?

Haz clic para leer más