Rebeca Gallagher, una joven de Gowerton, Gales, acababa de llegar a casa y se disponía a quitar las molestas etiquetas del vestido que recién había adquirido en la cadena de ropa Primark, cuando para su sorpresa encontró en una de ellas una llamada de auxilio.

En la etiqueta, donde debía estar la marca del vestido y la composición de este, alguien había escrito un mensaje de socorro. "Forced to work exhausting hours", que traducido vendría a ser algo como "Forzado a trabajar exhausto durante horas".

Anuncios
Anuncios

La joven, algo aturdida y preocupada, acudió rápidamente a Primark y se puso en contacto con uno de los portavoces de la empresa, el cual le aseguró que era la primera vez que les pasaba esto y le pidió la prenda para investigar ese extraño suceso.

Este ya es el segundo caso conocido de posible explotación, ya que el pasado año la cadena de ropa ya se enfrento a acusaciones de explotación por parte del público al derrumbarse uno de sus edificios en la India, donde murieron mil trabajadores.

Anuncios

A causa de este suceso se abrieron diversas investigaciones que dieron como resultado la liberación de sospecha de malos ratos a los trabajadores de la empresa y de todas las que se hallaban bajo la influencia de la firma.

La cosa no ha ido a más, pero la etiqueta parece ser verdadera y se esta investigando la situación. La joven danesa confesó que se sintió inquieta y asustada al encontrar el mensaje, y que se sintió desorientada sin saber como reaccionar.

¿Es esta cadena de ropa una más de las que se suman a la larga lista de empresas situadas en países del Tercer Mundo aprovechándose de los nativos? Pronto se sabrá.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más