Muchos cambios en textos y parafernalia de la celebración litúrgica como para dejar impasibles a las mentes inquietas.

¿Son los sacerdotes una variante de la especie humana en extinción? A fuer de los juicios emitidos por los propios fieles y expertos en culto y pensamiento religioso, sí. Pero tras el Concilio Vaticano II la propia Iglesia reclama la renovación, la vuelta a los orígenes más puros, tras la desaparición física del Maestro de entre los discípulos.

Anuncios
Anuncios

Lo que era el ceremonial y presidencia litúrgica en los primeros siglos del cristianismo. Y hay que notar que la figura del sacerdote no estaba presente en los conciliábulos sacramentales. El mismo Maestro dio una orden muy concreta: "Haced esto en memoria mía."

Guía de un hombre reseñable

Solía ocurrir que era quien presidía las reuniones que celebraban los cristianos congregados para alimentar su fe. Entonces la figura del sacerdote no existía.

Anuncios

No aparece en los textos del Nuevo Testamento, siquiera. Es después del siglo III de nuestra era cuando se empieza a notar la existencia de la profesión de características como las desempeñadas por los susodichos miembros cabeza visible de Cristo entre los vivos. O es el título que se arrogaron.

La Carta a los Hebreos

Es el primer escrito donde se habla de sacerdocio. Pero escuetamente referido a Cristo. Este panegírico sacerdotal no tiene a San Pablo como autor, como se creyó erróneamente durante muchos siglos; es posterior al Apóstol de los Gentiles.

Lo que está es redactado por cristianos admiradores suyos, eso sí. Y por lo que se puede deducir, contaba con un grupo de levitas y sacerdotes de la Antigua Alianza que abrazaron el cristianismo pero añoranza el boato de la época anterior a Cristo, que tuvo en su día el templo de Jerusalén.

Cartas a Tito y Timoteo

Son documentos canónicos también que apoyan la institución sacerdotal, pero no obra de San Pablo. Es cierto que las comunidades cristianas tenían sus presidentes y rectores, podría decirse, que incluso les ordenaban, celebraban la Eucaristía del Señor, pero no eran ministros consagrados.

De hecho Tertuliano dice en el siglo III que cualquier bautizado de hora y buen ver por la comunidad podía presidir la Cena del Señor, o Eucaristía.

Mundanización de la Iglesia

Sucede a partir de la paz de Constantino, año 313. Reconocimiento del cristianismo dentro de la esfera de lo civil, de lo social, mostrado conforme a tal. Pues bien, este hecho que fue enjuiciado como espléndido por muchos, pero llevó a más de un exceso dentro del seno de la propia comunidad eclesial.

Anuncios

¿Exceso de bienes materiales a su nombre?

¡Vive como un cura! ¿Quién no ha oído este dicho alguna vez, refiriéndose a la vida regalada de algún ministro de Cristo, o a la inmensidad y disfrute de sus posesiones, aunque a nombre de la Parroquia? Pero los sacerdotes eran sus administradores. Y como toda naturaleza humana, susceptible la suya de sucumbir bajo el peso de la materialidad de los bienes más de un miembro y dos y muchos, reconocidos, desgraciadamente, como piedra de escándalo.

Anuncios

Y ya sabemos lo que dijo el Maestro sobre estos elementos. Con la piedra de molino atada al cuello debían permanecer en el fondo del mar innumerable cantidad de elementos pecadores de escándalo semejante. O los simples esqueletos, aunque sea. Fue su veredicto.

Tiempos actuales

Los miembros consagrados son quienes cortan el pan y reparten la tostada. En todos los sentidos. Y ante la escasez de estos miembros ungidos por los óleos sacros cabe formular la pregunta: ¿No sería conveniente, necesario, imprescindible para salvar el formulismo, pero cambiando de raíz el estatus y encargar a miembros significativamente píos, pero exclusivamente laicos, la dirección de los oficios que realizan los consagrados que, muchas veces fueron débiles ante los bienes materiales?

Jesús no desarrolló la Iglesia

Jesús es el fundamento de la Iglesia, no de su organización. Lo importante, pidió, es dar testimonio de fe ante los demás, extenderla con el ejemplo, no con facultades especiales consagradas a propósito de distinguir o crear clasismo. ¿Estaría de acuerdo con la jerarquía existente, la monopolización que hacen de la verdad sagrada y el aplastante poder económico en que se desenvuelve su vida? Ante el hambre existente en el mundo, amén de miles de necesidades de orden material, ¿estaría conforme con los tesoros que se encierran en el Vaticano en su nombre? Ante esta serie de circunstancias en contra de la propagación de la fe de buena voluntad, "doctores tiene la Santa Madre Iglesia" para resolver tanto insulto a la fe rasa del Pueblo llano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más