La belleza está en el interior o quizás en la imperfección. No obstante, cuando se trata de frutas y verduras la cosa cambia, la sentencia es firme: las feas no venden. A pesar de la crisis económica y de las millones de personas que viven por debajo del umbral de pobreza, de forma anual se tiran más de 300 millones de toneladas de vegetales. ¿Por qué están en mal estado? ¡No! Por una razón bastante más absurda: porque son poco agraciadas.

Así pues, el desperdicio nada tiene que ver con su sabor o su frescura sino que se debe exclusivamente a criterios estéticos, puesto que los vegetales menos atractivos tienen la misma calidad que el resto.

Y eso es lo que ha querido demostrar la cadena de supermercados francesa Intermarché. Con una campaña publicitaria diseñada por la agencia Marcel, Intermarché pretende promover el cambio en los hábitos del consumidor e incentivar la compra de aquellos vegetales menos agraciados.

El lema “Rehabilitación de las frutas y verduras feas” va acompañado de unas protagonistas poco usuales: la manzana grotesca, la patata ridícula, la berenjena desfigurada, la naranja horrible o el limón fallido. Sin embargo, “las frutas y verduras de la vergüenza”, que además cuentan con una sección propia en los supermercados, cuentan con un gran atractivo para los consumidores: su precio, gracias a una rebaja del 30% del coste habitual.

La estrategia ha sobrepasado las expectativas y ha vendido más de 1,2 toneladas de vegetales feos, tanto en piezas como en zumos y sopas. Las ventas benefician a agricultores, que han podido vender mercancía que antes iba directamente a la basura; a los consumidores, que pueden comprar vegetales rebajados; y, por supuesto, a los supermercado de Intermarché que no solo han recibido un aumento del 23% en la afluencia de clientes sino que también han potenciado su imagen de marca y sus objetivos de lucha ecológica.

La iniciativa se encuentra en consonancia con otras promulgadas por la Unión Europa, que ha nombrado el año 2014 como tiempo de lucha contra el desperdicio de alimentos. Gracias a este éxito, Intermarché ha ampliado el programa a todos sus establecimientos y otras cadenas de supermercados, como Carrefour o Auchan, han seguido su ejemplo .

Y finalmente se demuestra que la belleza está no solo en el interior, sino también (y muy especialmente) en el sabor y en el precio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!