"Con los comportamientos sexuales que he tenido ¿cómo podría estar yo infectado?", "¿Cómo voy a tener Sida? Yo me encuentro muy sano", "He tenido relaciones sin preservativo, pero solo una vez, no pasa nada", son algunas de las respuestas que siempre se repiten al hablar del VIH, sin tener en cuenta que, solo en España, entre 3.500 y 5.000 personas se contagian por este virus al año.

Quizás es la falta de la percepción de riesgo en temas de saludad sexual, quizás es que las campañas de alarma sobre el virus han terminado insensibilizando a la población o quizás es porque ya existen múltiples fármacos para tratar pacientes, sea por el motivo que sea la epidemia del VIH ya no parece asustar a los ciudadanos.

"Hace solo siete años, cuando abrimos nuestra clínica al público, al diagnosticar a alguien con VIH siempre lloraba, pero ya no. Ya no llora porque sabe que no va a morir de ello y tiene razón. Es decir, las campañas de "miedo" que el VIH te va a matar ya no cuajan con los grupos de riesgo", afirma el doctor Steve Chapman, director médico del Centro Médico Open House, donde se ofrece la prueba rápida del VIH y de otras enfermedades de transmisión sexual.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el virus de la inmunodeficiencia humana debilita el sistema inmunitario y no le permite defenderse contra infecciones y algunos tipos de cáncer. Esta inmunodeficiencia supone una mayor sensibilidad del afectado a toda clase de enfermedades, infecciones que personas con un sistema inmunitario saludable pueden combatir con facilidad.

El VIH continúa siendo un grave problema de salud pública mundial, en 2012 había alrededor de 35 millones de personas infectadas y se ha cobrado más de 36 millones de vidas hasta el momento.

La infección por el VIH suele diagnosticarse por medio de un análisis de sangre que se detecta si los anticuerpos contra el virus están o no presentes.

"A grosso modo y para no entrar en tecnicismos", explica el doctor Juan Hoyos del CIBER (Centros de Investigación Biomédica) de Epidemiología y Salud Pública, "podríamos dividirlas en pruebas tradicionales de laboratorio, es necesario esperar unas semanas para saber los resultados,y las pruebas rápidas, que en alrededor 15-20 minutos se tienen los resultados, sin embargo, en caso de resultar positivas, se deberán verificar posteriormente en laboratorio".

Las pruebas rápidas ofrecen múltiples ventajas: son fáciles de hacer y de interpretar, pueden ser almacenadas a diferentes temperaturas y, lo más importante, se pueden hacer en un entorno no clínico lo que permite acercarse a todos los colectivos, sobre todo, aquellos que por motivos discriminatorios no acceden fácilmente al sistema sanitario.

Aunque es cierto que en España la situación del VIH ha mejorado desde los años 90, cuando presentaba una tasa de incidencia de las más elevadas de Europa, y que las defunciones por esta causa han descendido más del 95% gracias a los tratamientos, aún hoy existen muchos enfermos sin diagnosticar. "Las estimaciones son que entre el 25% y el 30% de los casos en los países desarrollados, incluida España, se encuentra sin diagnosticar", destaca el doctor Juan Hoyos.

¿Y que consecuencias conlleva una detección del virus tardía? Obviamente consecuencias negativas pero no solo para el paciente enfermo sino también para la sociedad. El diagnóstico tardío supone que la persona infectada empiece tarde el tratamiento antirretroviral lo que aumenta su riesgo de muerte. Además, también aumentan las probabilidades de transmisión del virus por dos razones: tener una mayor carga viral y la posibilidad de realizar más prácticas sexuales de riesgo que las personas ya diagnosticadas.

Aunque el tiempo que transcurre desde que una persona se infecta hasta que se diagnostica es muy difícil de estimar, si se puede confirmar que, en palabras del doctor Hoyos, "la mitad de los nuevos diagnósticos por VIH que se producen en España anualmente se han realizado en una fase avanzada", es decir, que se están realizando demasiado tarde.

Por tanto, es necesario concienciar a la sociedad y reducir a mínimos los pacientes que se contagian cada año.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!