Creo que la libertad que tanto proclaman los políticos, empieza por respetar los derechos de la mujer sobre su cuerpo. Nadie tiene derecho sobre el cuerpo de una mujer, solo ella misma. Hay leyes estúpidas que no conducen nada más que a la violencia. La libertad consiste en respetar los derechos fundamentales del ser humano. Hay que dejarse de hipocresías. Según las leyes, parece ser que un asesino, tiene más derechos que otro ciudadano. De hecho, cuando varios hombres tratan de conquistar a una mujer, esta es la que decide cual de ellos es el mejor para ella. Ocurre en la naturaleza. De hecho, por una noche de pasión, o mejor dicho, por un escaso momento; ella ha de soportar nueve meses de embarazo y si es una mujer soltera, no tiene ayudas para mantener ese bebé, que las leyes le obliga a engendrar. ¿Acaso el gobierno se haría cargo de ese niño? No, no lo hará. Sólo se preocupará de subir impuestos y desde luego, cuanta más gente haya viva, más dinero se generará. Dejemos las hipocresías a un lado, y si no díganme ¿cuántos crímenes se han ejecutado a lo largo de la historia, en nombre de la Santa Iglesia? Sigo insistiendo en que la libertad empieza respetando las decisiones de una persona. Siempre, si miran la historia, las mujeres han sido vejadas por el hombre. Porque ellas son el soporte de una sociedad. ¿Cuantos hombres se casan, solo para tener a alguien que les haga la comida, les planche la ropa y les caliente la cama cuando ellos quieran? Siempre estaremos en una batalla de sexos, si a esto no se  le pone remedio. Digo y reitero, que sólo la mujer tiene derecho sobre su cuerpo y nadie más.
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!