Al menos el 20% de la población española sufre amaxofobia, es decir, miedo obsesivo a conducir un vehículo. Estos datos atienden a una encuesta realizada por la empresa Wazypark a más de 2.000 personas que utilizan su aplicación móvil. En la app de Wazypark es más fácil encontrar aparcamiento en las ciudades, establece las gasolineras más baratas y compara el precio de los parkings.  

Informes anteriores como el de la Fundación Mapfre establecían que este miedo irracional a conducir un vehículo era superior en nuestro país, ya que según sus cifras lo padecía el 30% españoles. La amaxofobia es más alta en mujeres, ya que según los datos de la encuesta de Wazypark el 52% del colectivo femenino español tiene miedo a conducir.

Anuncios
Anuncios

Siendo que en varones, tan sólo el 6% ha reconocido tener miedo cuando se pone al volante en su coche. 

Las razones que provocan este miedo irracional a conducir son muy variadas, aunque fundamentalmente suele producirse tras una larga temporada sin conducir un vehículo, tras un accidente de tráfico o por una mala experiencia al volante. También es muy común sufrir amaxofobia tras sacarse el carnet y empezar la conducción en solitario. Asimismo, algunas personas que consideran que su vehículo nunca está a punto tienen miedo a ponerse al volante, cuestión que podrían disminuir realizando un buen mantenimiento de su coche.

La amaxofobia es una patología poco conocida por la sociedad, pero como podemos ver la padecen y sufren muchas personas.

Persona conduciendo un vehículo.
Persona conduciendo un vehículo.

Además, el gran problema de esta fobia es que la mayoría de personas no la reconocen ni le hacen frente, simplemente dejan de conducir o lo hacen con un constante temor o con ansiedad.  

Cursos para superar la amaxofobia

La Dirección General de Tráfico (DGT) y la Fundación CEA (Comisariado Europeo del Autómovil) realizan frecuentemente cursos terapéuticos gratuitos para superar el miedo a conducir.

Normalmente se realizan atendiendo a la causa que ha originado el temor, es decir, se organizan cursos específicos para víctimas de accidentes o para personas que desde hace mucho tiempo no conducen. 

En estos cursos, a través de diferentes técnicas como simuladores o pautas para reducir las ansiedad, las personas consiguen superar su fobia en relativamente poco tiempo. 

Haz clic para leer más y mira el vídeo