Los números de Dacia son incuestionables, una década en nuestro país bajo el paraguas del grupo Renault, el cual se felicita estos días por su gran aportación en cuanto a ventas del para el grupo de origen galo. La firma rumana, es la octava en España en cuanto a penetración en el mercado, dejando atrás a marcas con gran nombre y experiencia sólidamente probada, caso de Nissan o el gigante Toyota.

El vehículo más vendido de su gama volvió a ser el Dacia Sandero, especial protagonismo han tenido las ventas para particulares, donde la firma ha alcanzado la sexta posición con este modelo y en cuanto a los vehículos comerciales, el Dacia Dokker ha sido el vencedor.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Coches

La dirección de Renault piensa que no hay peligro de canibalización por parte de Dacia a Renault, ya que los productos van encaminados a un tipo específico de cliente.

Dacia como marca al menos en Europa, es una marca preparada para la compra racional, personas que fundamentalmente quieren que si vehículo les lleve de A a B con seguridad y que no les de problemas de mantenimiento.

En esto desde luego que Dacia cuenta con buenas cartas que le hacen mirar alegres al presente y optimistas en cuanto al futuro.

¿Cuales son los secretos de la marca? los márgenes de Dacia en los concesionarios es muy baja, alrededor de un 5% , aún así vende muchos coches. Esta marca se vende en más de 30 países, en algunos con el nombre de la empresa (Dacia) y en otros como Argentina o Brasil se llaman Renault. En cuanto al personal que lo construye en sus plantas hay variadas diferencias. La marca tiene 11 fábricas y las diferencias salariales son brutales 4 euros cobra un operario de Marruecos, mientras que un operario en Francia puede cobrar 34 euros.

Curiosidades: En España el más vendido es el Sandero, pero si vas a Rumanía verás en su mayoría Dacia Logan y Lodgy, muy apreciados ambos, sobre todo en el sector del taxi.

Vídeos destacados del día

En Rumanía el mercado de segunda mano, es especialmente importante, por lo que pese a venderse en buen número, muchos rumanos prefieren tener un Audi, BMW o Mercedes de segunda mano.