Algunos propietarios y miembros de establecimientos de Vicálvaro han dado la voz de alarma en estos últimos días sobre un suceso que estaría ocurriendo en el distrito madrileño. Según informan estos, estarían siendo víctimas de un presunto intento de estafa por teléfono.

La estafa consiste en pedir dinero a cambio de no cortar supuestamente la luz del negocio

El presunto intento de estafa es común a juzgar por lo que comentan los que han recibido la mencionada llamada telefónica. Llamarían desde un número concreto y pedirían 1.700 euros para que no cortasen la luz del negocio con el que se han puesto en contacto.

"Llamaron para avisar de que le cortaban la luz en su negocio dando datos bastante coherentes", afirma una miembro de una familia que regenta un bar en la calle Villardondiego: "Entre los nervios, los datos y 'lo profesionales' que son en la estafa es bastante fácil caer".

Esta misma vecina de Vicálvaro comenta que no solo el bar que tiene su familia en el barrio madrileño ha sido víctima de este presunto intento de estafa. Al parecer varios locales de diversa índole y de distintos servicios de la zona también habrían recibido la "petición" de 1.700 euros a cambio de no cortarles presumiblemente la luz del negocio. "La dueña del negocio sospechó y al final no cayó, pero estuvo a punto; llamó a su compañía de luz y efectivamente le informaron de que era una estafa", prosigue.

La llamada, según testigos, se realizaría a través de un número oculto, pero habría casos en los que se dice que son a través de un teléfono móvil: "La forma de proceder es llamando con número oculto, pero a mi madre la llamaron con número normal de móvil, que hoy sigue operativo pero descuelgan la llamada". Asimismo, los presuntos estafadores también aportarían una cuenta bancaria a la que hacer el ingreso que piden y que también estaría en poder de las víctimas.

Los comerciantes afectados se han dirigido a la Policía a denunciar el suceso

Los comerciantes de Vicálvaro que han recibido el presunto intento de estafa se han puesto en contacto con las autoridades policiales para comunicar los hechos. Sin embargo, en este tipo de delitos deben existir una cantidad reseñable de denuncias para abrir una investigación, por lo que dirigieron a los afectados a una página web y a un correo electrónico.

Aun así, esta clase de intentos de estafa ha aumentado considerablemente en los últimos meses, durante el confinamiento y el último estado de alarma. Hay que tener en cuenta también que quienes llevarían a cabo estos actos delictivos saben perfectamente cómo llevar a cabo estas actividades: "Casi consiguen 1.700 euros, está claro que un mínimo de conocimientos necesitan".

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!