El derecho a la vida busca reconocer a cualquier persona simplemente por el hecho de esta viva. Sin embargo en el mundo existen personas que están vivas, pero se encuentran en un estado de agonía o estado terminal que no les permite recuperarse y por consecuencia esas personas en la gran mayoría desean realizar algún acto para dejar de sufrir y “morir”.

25 años de sufrimiento y sin poder asearse o alimentarse por sus propios medios

María José Carrasco, esposa del ciudadano Ángel Hernaández, estuvo sufriendo 25 años una enfermedad que le propició perder su autonomía, ya que cada día que pasaba se le hacia mas difícil a esta Mujer realizar acciones por sus propios medios.

Tanto así que sus últimos días los pasó en una cama sofá postrada y deseando morir, pero María no podía practicar algún acto que le ocasionara la muerte. En vista de este panorama, su esposo Ángel decidió el miércoles 3 de abril del presente año ayudar a su esposa a cumplir su mayor deseo, morir.

En las últimas horas circuló un vídeo donde se muestra claramente cuando el esposo de María José le suministra una sustancia letal, además enfatiza que su esposa le había pedido en muchas ocasiones que la ayudara a morir, pero Hernández aguardaba para que fuera aprobada la eutanasia, pero en vista de que no promovieron la ley decidió cumplirle el deseo a su amada esposa.

Es importante mencionar que la eutanasia es un acto que realiza un individuo para provocar la muerte intencionalmente de una persona que padece una enfermedad terminal, esta acción tiene como finalidad que el paciente no sufra más.

María falleció asistida por su marido

En el vídeo mostrado no se aprecia si María sufrió al momento de morir, pero lo que sí se puede ver es que María José da su autorización para que su esposo le ayudara a morir.

Hernández fue detenido por las autoridades españolas y este viernes comparecerá ante un tribunal de disposición judicial donde expondrán los motivos de la muerte de Carrasco. Es importante mencionar que el Código Penal castiga con prisión de dos a diez años a cualquier individuo que sea colaborador de un suicidio de una persona, pero si la víctima muestra la petición de muerte la pena podría ser disminuida a un período menor de dos años y “la víctima debe padecer una enfermedad grave”.

El recurso audiovisual que muestra la muerte de María José Carrasco podría ser clave en la investigación judicial que ha sido iniciada en contra Ángel Hernández quien se encuentra detenido en un calabozo donde ha pasado dos noches esperando que ser pasado a disposición judicial. La difunta María no ha podido cumplir su gran sueño de morir sin dejar consecuencias a su amado esposo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más