Una matrimonio de Italia cayó al vacío mientras su hija de cinco años presenciaba la escena. Tras resbalar con una capa de hielo, la pareja se precipitó por un acantilado de unos 200 metros para, lamentablemente, fallecer por el impacto. El hecho se produjo en una zona montañosa en las cercanías de Milán, exactamente en Villa Seriana, el pasado 30 de enero. Fabrizio Martino y Valeria Coletta son los nombres de los padres de la niña que ha quedado huérfana. Una salida con un grupo de amigos terminó en tragedia para este matrimonio de italianos.

Un paseo cerca del Puerto de Presolana guardaba un triste destino para Fabrizio y Valeria y ha marcado para siempre la vida de su pequeña.

Coletta, de 35 años, paseaba por la orilla del acantilado cuando desafortunadamente pisó una capa de hielo, por lo que resbaló y empezó a tambalearse a centímetros del vacío. Su esposo, de 40 años, al ver la desesperación de su mujer, corrió a socorrerla, pero lamentablemente el sitio donde fue a parar cedió y los dos cayeron por el precipicio. Cabe destacar que el lugar de los hechos está ubicado muy cerca del denominado Salto de los Recién Casados.

La operación para rescatar los cuerpos de las víctimas

Tras la abrupta caída de Fabrizio Martino y Valeria Coletta, los dispositivos de emergencias se dispusieron a ejecutar una operación arriesgada para rescatar los cuerpos de las dos víctimas. Después de cuatro horas, los bomberos pudieron localizar y recuperar los cadáveres de ambos fallecidos.

La hija de cinco años fruto del matrimonio fue testigo del momento en que su padre y su madre se precipitaron por el acantilado tras resbalar con el hielo.

Una amiga del matrimonio ha empezado, tras la tragedia que acabó con la vida de los padres de la niña, una colecta que busca recaudar fondos para la manutención de la menor de edad.

La pequeña ahora será cuidada por sus abuelos maternos, quienes se han comprometido a velar por su crecimiento en un ambiente propicio. Se espera que la cantidad recaudada para la niña sea grande, dado que el suceso ha despertado mucha atención y conmoción en todo el territorio italiano por lo crudo del episodio.

Los amigos del matrimonio no se explican lo ocurrido

Las dos personas que han fallecido visitaban con frecuencia la zona donde perdieron la vida, según sus amigos. De acuerdo con sus declaraciones, ambos conocían a la perfección el terreno, los acantilados y los detalles del sitio, por lo que el percance los ha dejado profundamente consternados y sorprendidos. Cabe destacar que los cuerpos han sido ya entregados a las familias para que procedan al correspondiente sepelio.

La amiga del matrimonio que se está encargando de recaudar fondos para la hija de la pareja ha dicho que su iniciativa solamente busca que se cumpla lo que Fabrizio y Valeria hubieran querido: que su pequeña de cinco años tuviera una vida feliz donde no le faltara nada.

Además, la mujer cree que lo mejor es que la menor tenga ahora la seguridad de que tiene a muchas personas a su lado para darle cariño y protección.