Las últimas semanas del 2020 estuvieron marcadas por la nuevas políticas en materia de salud para combatir el aumento de personas contagiadas por COVID-19. Además, en varios países europeos aumentó aún más la preocupación producto de una nueva cepa del virus detectada en Inglaterra.

A partir de entonces, se implementaron políticas para frenar los ingresos de los vuelos provenientes de dicho país. En los últimos días sin embargo, se confirmó que en Japón se ha detectado una nueva cepa de COVID-19, una variante que no es la que hasta el momento encontraron los especialistas tanto en Inglaterra como en Sudáfrica, por lo que la noticia cobró relevancia mundial de manera inmediata.

Una nueva variante del virus en Japón

Esta vez desde Asia, ha llegado la confirmación de la existencia de otra variante del COVID-19 que se suma a las encontradas en Sudáfrica y el Reino Unido. Se trata de cuatro casos confirmados, dos mujeres y dos hombres, y lo que más ha llamado la atención de los especialistas de la salud es la edad de los contagiados: son menores de cuarenta años, entre ellos dos adolescentes, lo que ampliaría la población potencialmente en riesgo si es que esta nueva cepa del virus comienza a expandirse.

Las autoridades sanitarias de Japón dieron a conocer la noticia, luego de que efectivamente se confirmó que las cuatro personas en cuestión estaban contagiadas. Se conoció además que se trata de pacientes que han retornado el pasado de 2 de enero, provenientes de Brasil.

Tras regresar al país y descender en el aeropuerto de Haneda, y mostrar síntomas compatibles con Coronavirus, se accionó según el protocolo sanitario establecido, y es allí cuando se confirmó que las cuatro personas que habían estado en el Amazonas, eran pacientes positivos de COVID-19.

El nuevo año y las variantes del COVID-19

Las autoridades del Ministerio de Salud y el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas (NIID) comunicaron que la nueva cepa comparte algunas similitudes con las que ya han sido detectadas en Sudáfrica y el Reino Unido, pero contiene rasgos que no habían sido encontrados hasta el momento, y es allí de donde emerge la preocupación de los profesionales de la salud de Japón.

Los estudios realizados en el centro de enfermedades infecciosas de Japón confirmaron que la nueva cepa del virus cuenta con 12 mutaciones respecto de la cepa de COVID-19 conocida. Aunque por el momento, han preferido no alarmar a la población y no anunciaron el grado de infección ni sus efectos. A pocas semanas de comenzar la etapa de vacunación en varias partes del mundo, las nuevas variantes del coronavirus que se han detectado preocupan a las autoridades de los países asiáticos y europeos.

Sigue la página Coronavirus
Seguir
¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!