El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, afirmó en un artículo publicado en el diario norteamericano New York Times, que quiere "democracia, no impunidad", en la víspera de formalizar su candidatura a las elecciones presidenciales de octubre.

Lula mantiene firme su posición

En el texto de opinión, publicado un día antes de que el Partido de los Trabajadores (PT) presentara la candidatura de Lula da Silva, que ha estado en prisión desde abril expresa su deseo de volver a defender su inocencia y justificar su detención como parte de un golpe articulado por fuerzas conservadoras.

"Mi encarcelamiento fue la última hazaña contra mi persona,destinada a acabar con la democracia progresista en Brasil. El objetivo siempre fue que el Partido de los Trabajadores no sea nuevamente elegido para la Presidencia", afirmó.

"Debido a que las encuestas apuntan a que ganaría por amplio margen las lecciones, los partidos de derecha han hecho sus jugadas para quitarme del camino. La sentencia en prisión se dictó a partir del testimonio de una persona, cuyos intereses personales y la oferta de la reducción de condena lo hicieron dar declaraciones falsas.

En resumen sólo necesitaba decir lo que las autoridades deseaban escuchar par alcanzar su objetivo personal ", añadió.

El ex presidente brasileño volvió a criticar al juez Sérgio Moro, que lo condenó en primera instancia en uno de los procesos de la Operación Lava Jato, diciendo que es víctima de una persecución judicial articulada por este magistrado y otros miembros del sistema judicial brasileño.

"En ningún momento he pedido que se pase por encima de las leyes, sólo he pedido que se lleve a cabo un juicio justo y que se tome en cuenta la gran cantidad de pruebas que me favorecen, asimismo me negaron 'habeas corpus' [recurso judicial] sólo para tratar de impedirme de concurrir a la Presidencia ", destacó.

"Yo pido respeto por la democracia, si quieren derrotarme de verdad, hágalo en las elecciones.

Según la Constitución brasileña, el poder viene del pueblo, que elige a sus representantes, entonces dejen que el pueblo brasileño decidiera. que la justicia prevalecerá, pero el tiempo está corriendo contra la democracia ", concluyó.

Lula da Silva está preso desde el 7 de abril y posiblemente será impedido de concurrir en las elecciones presidenciales porque fue condenado en dos instancias de la justicia brasileña.

La corrupción en Petrobras marcó su gestión y su imagen

El antiguo Presidente fue acusado de haber recibido un apartamento del lujo en la ciudad costera de Guarujá como soborno de la constructora OAS a cambio de favorecer contratos de la empresa con la petrolera estatal Petrobras, pero el proceso aún corre en tribunales superiores.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más