La mayoría de los jóvenes en Venezuela que han emigrado no están precisamente estudiando en el extranjero, están trabajando para ayudar a mantener a sus familiares en Venezuela, que cada día tienen mayor dificultad para garantizar el plato de comida del día siguiente a sus familias, los que aún tienen que comer, la comida no es de calidad solo les quita el #Hambre no los alimenta , y cada día están más delgados, los adultos se desmayan en las colas, dejan de comer para garantizarles aunque sea una comida a los niños, y a los abuelos, sin embargo también en las escuelas se desmayan los niños por el hambre .

Desgarrador

El gobierno socialista, atribuye la escasez de comida a una “guerra económica Maduro niega que en Venezuela exista desnutrición, asegura que los venezolanos comen tres veces al día.

El régimen actual lo que ha traído al país es ruina, hambre y dolor. Lo más fuerte y duro de ver es a niños o ancianos comer de la basura, no es lo mismo verlo en los noticieros o en un video, que sea con tus propios ojos, que estén revisando la basura, sacudan restos de comida y se la lleven directamente a la boca. Lo más triste de la escena es que se estaba presentando al frente de mi universidad, trate de grabar, no pude, las lágrimas de tristeza, desesperanza, impotencia brotaban de mí ser y con rabia contenida me pregunte ¡hasta cuando! ¿Porque hemos soportado tanto, estamos esperando la llegada de un mecías, un salvador que nos ayude a superar esto, pero no hacemos nada? No es posible que unos pocos dominen a millones ¿o sí?, dominan por el estómago, el hambre es producto de la destrucción de la principal empresa de la cual depende la economía del país, la cual dicho por los que están en el poder está quebrada.

Las expropiaciones acabaron con la producción, la delincuencia de cuello blanco, la corrupción, la narcotiranía, están acaban poquito a poco con la salud, la vida y la esperanza de algún día volver a ser el bello país que fue Venezuela.

Para no morir de hambre

En un recorrido rápido por las calles de cualquier estado uno ve los rostros tristes, demacrados, cansados, la delgadez y la palidez extrema es un reflejo de la crisis humanitaria [VIDEO]que vivimos, crisis económica, de salud, y la más grave y difícil de salir la crisis de valores. Familias completas con niños incluidos salen desde temprano a registrar las bolsas de basura en busca de algo que comer. Algunos también piden sobras en las calles para poder alimentar a los niños y a los adultos mayores, prefiere hurgar la basura, antes que “morirse de hambre”. A los niños les dan lo que les regala la gente, lo de la basura es para los adultos. Otros comen de lo primero que se desecha en los mercados: las frutas y las verduras magulladas, que no están aptas para la venta.

Las personas que comen de la basura no quieren hablar de eso, les da vergüenza, cuando ves a alguien comer de la basura y notas que no es un indigente o que es alguien que en algún momento tuvo las herramientas para vivir y está haciendo eso, es porque ya agotó todo lo que podía hacer, vendió lo que tenía, la ropa usada, sus objetos preciados, sus recuerdos, sus logros para … ¡simplemente sobrevivir! #comer basura #destruction