Los sondeos varían constantemente, dando ventaja a uno u otro de los impopulares candidatos a la Casa Blanca. La mayor parte del tiempo es Hilary Clintonla que presenta la ventaja.Los republicanos no obstante, confían en el votante oculto, que no confiesa que votaría por Donald Trump y que podrían dar un vuelco inesperado en elresultado de esta elección presidencial.

Los últimos esfuerzos de ambos candidatos se han centrado en recorrer los estados más gravitantes enlas Elecciones norteamericanas y logrardespertar enmuchosciudadanos estadounidenses el entusiasmo por acudir alas urnas.

Los indecisos han sido un blanco de elección en esta embestida terminal de republicanos y demócratas.

Donald Trump se ha jugado su última carta enla ambiciosa tarea de conseguir en el estado de Michigan, históricamente demócrata. Los 16 votos que sumados a los de Ohio, Indiana e Iowa lo llevarían a la victoria. Para los estrategas de la campaña del republicano, conseguir el voto de los electores del Medio Oeste, pondría equilibrio en la muy posible pérdida de los estados de Florida, Carolina del Norte o Nevada.

Trump se ha presentado repetidamente, envarias ciudades que han sido las más castigadas por el cierre de fábricas, la baja de los sueldos y lainvasión de los inmigrantes. Los obreros y los blancos de clase media baja, se han puesto de su lado frenéticamente cuandoTrump los ha instigado con frases como: "Esta es nuestra última oportunidad, es nuestro momento". Lo consiguió en Sterling Heights y antes en Mineapolisy en Sioux City.

Ante la diversidad étnica creciente, ésta es realmente la mejor oportunidad en el tiempo para que un blanco llegue al Salón Oval. La duda sobre quién será el futuroocupante de la Casa Blanca, sobrevuela constantemente los mercadosbursátiles, los reductos políticos y mantiene en suspenso al mundo.De lo que no hay duda, es deque Trump ha revolucionado los esquemas establecidos para una campaña electoral.

Su triunfo en estas elecciones sería un salto al vacío para los 200.000.000 deciudadanos del país más influyente de nuestro planeta.

La disputa por Floridaparece haber sido ganada por la que podría ser la primera mujer norteamericana enocupar la Casa Blanca, como presidente de los Estados Unidos. Las encuestas le dan un punto de ventaja, respecto de su oponente. Ladiferencia no es decisiva, pero Trump no podrá ganar estas elecciones si no gana en Florida.

La duda y la inquietud se acrecientan.

En el Independence Mall de Filadelfia, 40.000 personas aplaudieron el cierre de campaña de Hilary Clinton. Hilary,en este último contacto con los votantes, antes de la definición electoral,fue acompañadapor su esposo Bill, Barack Obama y su esposa Michelle. Bruce Springsteen y Jon Bon Jovi estuvieron en el escenario del Independence, apoyando a la candidata demócrata.

Clinton hizo particular hincapié en la diferencia entre unidad y división, que caracteriza la postura de los dos candidatos presidenciales.

Mañana sabremos finalmente, quién será el presidente número 45, que ocupará la Casa Blanca durante los próximos 4 años.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más