Los ataque con misiles de esta semana al buque USS Mason en las costas de Yemen, tiene el característico sello de las operaciones de falsa bandera llevadas a cabo por Estados Unidos en numerosas ocasiones, para justificar acciones militares. El analista geopolítico Scott Rickard, afirma que es un ataque de falsa bandera, porque realmente no se sabe con exactitud la procedencia de los misiles, y existen varias hipótesis sobre el tipo de proyectil utilizado.

Anuncios
Anuncios

Si los operarios del navío hubieran detectado la procedencia del misil, hubieran abierto fuego de respuesta inmediatamente.

Al cabo de un tiempo los estadounidenses han destruido 3 radares Hutíes en la costa de Yemen y según el portavoz del Pentágono, Peter Cook, están preparando nuevos ataques. La agencia Tasnim confirma que, Irán, al conocer los ataques a los radares hutíes, que son sus aliados militares, ha enviado 2 buques de guerra al Golfo de Adén, pero no han indicado que se dirijan en busca del USS Mason.

Anuncios

El líder del movimiento Hutí en Yemen, Abdul-Malik al-Houthi, ha condenado los ataques estadounidenses a los 3 radares y advierte que es una estrategia de Washington para invadir una provincia al Oeste del país. Estados Unidos es el principal proveedor de armas de Arabia Saudí, que lleva varios años financiando la guerra contra los Hutíes en Yemen, Siendo también los saudíes el principal apoyo de las organizaciones terroristas de todo Oriente Medio, junto con Qatar, Kuwait y Bahréin.

¡No te pierdas las últimas noticias!
Haz clic en el tema que más te interese y te mantendremos al corriente con aquellas noticias que no debes perderte.
Historias

Scott Rickard coincide con el líder ayatolá Ahmad Khatami, en que los lideres saudíes han cometido crímenes contra la humanidad en Yemen, y que los gobiernos británicos y estadounidense comparten responsabilidad al haber suministrado las armas y la inteligencia. El ayatola Khatami afirma que Estados Unidos y Reino Unido están en primera línea en cuanto a responsabilidad en los crímenes contra la humanidad saudíes, porque el día anterior al bombardeo estaban negociando entre dichos países un contrato de más de 50 millones de dólares en venta de armas.

Khatami también reconoce que la ONU solamente condena verbalmente los crímenes de Arabia Saudi cuando debería etiquetarlo como criminal de guerra; incluso quitaron los nombres de sus dirigentes de las listas de asesinos de niños en consideración por todo el dinero que se esperaba que pagasen a las Naciones Unidas.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más