Theresa May es la elegida por los conservadores, tras una mayoría indiscutible en la segunda ronda de votaciones, y la renuncia de su contendiente Andrea Leadsom. Luego del triunfo del Brexit, se han sucedido en Gran Bretaña una serie de hechos políticos inimaginables, antes del referéndum. Muchas carreras políticas han naufragado, y las expectativas de posibles líderes han caído estrepitosamente.

Traiciones, desaciertos, e impulsivas jugadas, cambiaron el tablero de la clase política inglesa.

El primer Ministro David Cameron, quien dirigirá hoy su últimareunión de gabinete, se someterá el miércoles, a lasconsultascorrespondientes en la Cámara de los Comunes, luego de lo cual se presentará ante Isabel II, dimitiendo a su cargo. La Reina designará entonces,a la primera ministra del gobierno del Reino Unido, propuesta por los conservadores.

La oposición liderada por loslaboristas, con Jeremy Corbyn a la cabeza, cuestiona la legitimidad de Theresa May. Alegan quela virtual primera ministra no ha sido elegida por los británicos,yque la inestable situaciónque impera en el Reino Unido, tras el triunfo del Brexit, amerita unjefe de gobiernoelegido en Elecciones generalesanticipadas, que respalden formalmente su función.

Cuentan conel antecedente de que los conservadores, hicieron el mismo pedido, cuando Tony Blairen 2007 fue sucedido porGordon Brown, del partido laborista, sin elección previa. Seguramente luego del miércoles por la tarde, momento en que asumirá May, las presiones propiasde los toriesy de la oposición, pondrán a prueba ladeterminación de la durísimaprimera ministra,que ya adelantó que no dará elecciones anticipadas.

May a quien muchos colegas masculinos han mirado despectivamente,y el viceprimer ministro Nick Clegg, ha apodado "La Doncella de Hielo", esuna muy talentosa negociadora. Durante la campaña por el Brexit, a pesar de seruna euroescéptica, supo ocuparun lugar en el que prácticamente pasó inadvertida,peroal mismo tiempodemostró su capacidad para mantener la cohesión del partido, que enfrentaba la división ocasionada por las opuestas posiciones en cuanto a la desconexión con la Unión europea.

Según sus propias declaraciones se ha sentado a la mesa de la Comunidad Europea, "y no solo me he sentado, sino que he funcionado".

En su primer y breve discurso, May delineó lo que sarán sus prioridades en el ejecutivo de la corona inglesa, en pocas palabras según publicó ABC, "firmeza, Brexit negociado, unidad y una política más social que la de Cameron". Esta mujer que ocupará el ejecutivo de Gran Bretaña, tiene mucha experienciapolítica, sabe mantener la frialdad y manejar los tiempos.

No invocará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, hasta que las expectativas del Reino Unido por la separación de la Unión Europea, no estén firmemente respaldadas por una estrategia de negociación, que le permita llegar a los mejores resultados posibles. No dará un palmo de ventaja.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más