Luego del golpe fallido en Turquía, alrededor de 8.000 personas han sido los detenidas, acusadas de traición.Entre ellosse cuentan, miembros de la Judicatura, el Ejército y la policía turca. La Unión Europea teme por el destino de esas personas. Se pide a Erdoganrespeto por los derechos humanos y la observancia de un juicio justo para cada uno de los detenidos.

Turquía es un aspirante a miembro de la UE, y desde hace tiempo su presidente cumple especialmente, con los conveniosrelacionados, a la contención, de los inmigrantes y refugiados que, provenientes de Siria, y regiones afectadas por el terrorismo, y la guerra con el Estado Islámico, llegan al territorio turco, a través de la frontera siria y la iraquí.

Al mismo tiempo Erdogan ha demostrado su impaciencia, por el demorado cumplimiento de la Unión, de su parteen los mencionados convenios. La resolución del conflicto tiene su obstáculo, en las reiteradas "faltas" del mandatario turco relacionadas, con la persecución a la oposición y los ataques a la libertad de prensa, explicitados con el cierre dediarios opositores y el bloqueo de las redes sociales.

Luego de solidarizarse con el Gobierno elegido democráticamente por el pueblo turco y condenar enérgicamente el intento de golpe militar,el Consejo de ministros de Exteriores de la Unión Europea, ha considerado oportuno, recordar al gobierno turco, la necesidad de que, como candidato a miembro de la Unión, debe observar estrictamente lo establecido en el protocolo 13, que es parte de la Convención Europea, por las Libertades Fundamentales, ylos Derechos Humanos, oportunamente firmado por los miembros del Consejo Europeo al que pertenece Turquía, y que los compromete a la abolición de la pena de muerte.

Relacionado con el temor por el estado de derecho en Turquía, el ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, en una entrevista aFrance 3, expresó la repulsa generalizada sobre la posibilidad de que haya una "enorme purga", en pos de venganza y eliminación de la oposición.

Textualmente expresó,el fallido golpe de Estado no supone un "cheque en blanco" para el mandatario turco. En este sentido, el portavoz de Ángela Merkel, según publicación de "ElPaís" advirtió,“la instauración de la pena de muerte en Turquía acabaría con las conversaciones de adhesión a la UE”.El mensaje de la canciller alemana, ha contado con el apoyo explicito de Federica Mogherini, la alta representante de la UE para la Política Exterior.

El clérigo opositor Fetula Gulen, fundador de la Hizmet, acusa a Erdogan de haberse infringido un autogolpe. En las redes sociales, se homologa el intento de golpe con elincendio del edificio Reichstag, que sirvióde excusa a Hitler para, suspender las libertades civiles y producir miles de arrestos. Todos recordamos que, en enero del presente año, Erdogan, abogando por un sistema presidencial fuerte para Turquía, puso como modelo a imitar, al III Reich.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más