La solidaridad en las Redes Sociales tras el atentado del pasado jueves enNizareproduce el patrón de comportamiento que los internautas desde cualquier parte del mundo han mostrado ante agresiones de similaríndole. #PrayforNizao #Noalterrorismo, entre otroshastahgs, han sido Trending Topicpara apelar a la paz mundial, condenar el brutal golpe que ha sufrido la ciudad francesa o para trasladar el afecto a las víctimas.

El sentimiento deempatíaglobal de los ciudadanos hacia los damnificados se ha tejido con citas reflexionando sobre la paz y mensajes fraternales acompañados de iconos,memeso fotografías para honrar la memoria de losfallecidosy evidenciar el apoyo al país galo. Los colores de la bandera francesarepresentandocorazones, el símbolo de la paz o lágrimas se han alternado estos días conimágenesde espacios emblemáticos de Francia.

“Rezopor las víctimas del atentado aNizay por sus familiares. Pido a Dios que convierta el corazón de los violentos cegados por elodioestetuitdel Papa Francisco se suma al de otras personalidades relevantes que han querido expresar en público sus sentimientos. En España el presidente del Gobierno, MarianoRajoy, denunciaba el terrible suceso desde su cuenta deTwitter:Sentimoscomo propio el dolor que aflige a nuestros vecinos.

Francia cuenta con el apoyo y la solidaridad de España #NoAlTerrorismo”.

Asimilar la catástrofe

La opinión pública sigue aún conmocionada por la magnitud de latragediay, en este sentido, el sociólogo Ingo von Sundahl subraya que "es significativo" analizar loshábitosde consumo de la información de las personas para poder "evaluarla dimensión de loscontenidosque se transmiten a través de Internet". En esta línea, precisa que las "encuestas sobre el consumo cultura, de libros o de noticias antes de Internet indicabanque solo "una pequeñacantidad" de personas lee las noticias y, por tanto, "la gente no se informa mucho como norma general"; eso significa -aclaraelsociólogo- que "aunque ahora haya más información a nuestro alcance no todo el mundo la lee y, de hecho, los porcentajes de las personas que leen noticias en las Redes Sociales no ha cambiado mucho desde que hay Internet".

Los internautas, afirmavon Sundahl, aunque haya "muchainformaciónahí fuera siguen los mismoshábitosque tenían antes de Internet". Por tanto, sentencia que aunque se pueda "tener acceso a miles denoticiasel consumo de las información no ha cambiado esencialmente" e ilustra estas aseveraciones con "el interés informativo de las revueltas enSudáfrica" sin Internet matizando que los que "no leyeron esas informaciones tampoco lo harán ahora".

La digestión social de lacatástrofe, al margen de las acciones institucionales, según el sociólogo, se resolverá "asumiendolos hechos por la capacidad de la población francesa para asimilar la violencia dado queesuna sociedad civil de mucha tradición libertaria desde la Revolución Francesa" y, por tanto, lademocraciatiene una "musculaturaimportante" a pesar de los sectores sociales de la extremaderecha.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más