Renania-Palatinado, Sajonia-Anhalt y Baden-Württenberg son los estados federados en los que se celebran hoy los comicios regionales de Alemania; en ellos participaran el 20% de los alemanes. Los analistas políticos consideran estas Elecciones un casi referénduma las decisiones tomadas por la canciller Ángela Merkel sobre la política de inmigración.

Prácticamente todas las encuestas coinciden en que el partidode la Unión Democrática Cristianade Merkel, recibirá un voto castigo, lo que favorecerá al xenófobo y ultraderechista partido Alternativa por Alemania, que con solo 3 años de existencia en la política del país, ha hecho avances significativosreferidos a presencia frente al electorado y en cuantoal número de escaños conseguidos.

La política desarrollada en relación a la crisis de los inmigrantes, pone en jaque al partido de Merkel.Dentro de la Unión Europea se ha producido un mayoritario rechazo de la ciudadanía a la política inmigratoria de Berlín, pero el domingo la confrontación será con losalemanes, "dentro de su propia casa", y el resultado es vital para el futuro político de la Canciller.Mañana se barajan las cartas para el 2017.

En Sajonia-Anhalt que es el feudo de la Alternativa para Alemania, la confrontación es con André Poggenburg, un líder de la ultraderecha que segúnRosalía Sánchez corresponsal de ABC, declara que el 2,2% de extranjeros en esa región "es demasiado" y que:,"se trata de un hombre decente de la castigada clase media alemana, con el que fácilmente se identifica el elector...cuyos votos provienende los Verdes, que aglutinaban el voto protesta y antisistema hasta que llegaron los refugiados".

Baden-Württenberg es el condado en el que la canciller podría tener la más estrepitosa derrota, que tal vez no vaya de la mano del carismático presidente Winfried Kretschmann que apoya su política inmigratoria, sino de su propio candidato, Guido Wolf que de manera muy diplomática se ha manifestado en el sentido de ponerun límitea la iniciativa de Merkelen cuantoa las fronteras abiertas para los inmigrantes de Medio Oriente.

Hoy sábado en las cercanías de la Cancillería de Berlín, se hanconvocado alrededor de 3.000 ultraderechistas pidiendo la dimisión de Merkel y el fin de la "islamización" del país.

Se volvió a repetir el consabido,"¡Tarjeta roja para Merkel!".

Según INSA el partido de Merkel se encuentra en la peor medición de aceptación de los últimos tiempos,en tanto que Alternativa por Alemania, suma los puntos suficientes para la ley electoral alemana y para entrar en el Bundestag.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más