Tan solo unos días después de la detención de Salah Abdeslam, cabecilla de los atentados del 13 de noviembre de París, el Estado Islámicovolvería a actuar en Europa. Concretamente en Bruselas, la zona europea en la que existen más yihadistas.

Este martes, una serie de explosiones afectó al aeropuerto de Bruselas-Zaventem (poco antes de las 8 de la mañana) y al metro de la ciudad. Según las autoridades belgas, estos ataques han causado al menos 34muertos y136heridos (varios de ellos en estado crítico).

Fallecieron20 en la estación de metrode Maalbeeky otros 14 en el aeropuerto deZaventem.

El gobierno aconsejó a sus ciudadanos que se mantuviesen en sus hogares, además se han cerrado todas las líneas de transporte público.Los alumnos de centros educativos de Bruselas permanecieron en el interior de los colegios.

Según la cadena RTBF, las autoridades belgas encontraron dos paquetes sospechosos (entre ellos un cinturón de explosivos sin detonar), además de dos armas en las salidas del aeropuerto de Bruselas, entre ellas un rifle kalashnikov.

Testigos afirmaron a los medios locales, que poco antes de que sucedieran las explosiones se escucharon disparos y gritos árabes.

El gobierno francés reaccionó inmediatamentecerrando su tráfico con Bélgica, debido a un aumento del peligro de acto terrorista en Francia. También se ofreció ayuda sanitaria a los belgas.La Torre Eiffel se iluminará esta noche con los colores de la bandera belga como muestra de solidaridad.

El Hospital St. Pierre pidió donaciones de sangre en Bruselas, y poco despuésanunciaron que ya no necesitaban más donaciones de sangre, gracias a una increíble respuesta del pueblo belga demostrando su solidaridad.Facebook también quiso ayudar en una catástrofe como ésta y activó una herramienta para permitir que los afectados por el atentado declarasenestar a salvo.

La fiscalía belga emitió un comunicado urgente dirigido a los periodistas, para que no seinformase sobre elementos de la investigación, ya que podría perjudicar a ésta.

Elprimer ministro de Francia, Manuel Valls, declara: "estamos en guerra".

Palabras del primer ministro belga, Charles Michel: "Temíamosun ataque terrorista y ha sucedido".

Bélgica estaba bajo peligro de atentado terrorista desde hace ya tiempo, pero todo parecía estar tranquilo. La detención de Salah Abdeslam el pasado viernes 18 de marzo pudo crear las ansias de venganza en las esferas europeas del Estado Islámico, y así fue, este martes en Bélgica se ha vivido una terrible tragedia que marcará la vida de muchos.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más