Desde las primeras declaraciones sobre el acuerdo del alto el fuego en el conflicto sirio, se han despejado algunas dudasen cuanto alas negociaciones que en un principio parecían no favorecer al gobierno de Bashar Al Assad y sus aliados , dejándolos prácticamente desprotegidos ante agrupaciones terroristas que no adherían a lo pactado por Washington y Moscú. Una vez establecido que la condición acordada no incluía los enfrentamientos con Al Nusra (rama siria de Al Qaida) ni el Estado Islámico, aparecieron sin embargo varios desacuerdos sobre todo por parte de Turquía en cuanto a su ofensiva sobre las agrupaciones kurdas a las que los turcos desean se las excluya de la tregua.

Algunas declaraciones vertidas por Kerry molestaron a Rusia de modo tal queel secretario de estado Serguei Lavrov, se pronunció visiblemente contrariado. Tales manifestaciones, tanto de EE UU como de sus aliados,reflejaron dudas sobre la viabilidad del acuerdo del alto el fuego en Siria. John Kerry habría manifestado que, defracasar la tregua, Washington estaría estudiando un plan B para la resolución militar del conflicto sirioSegún Hispan TV,el canciller ruso opinasobre las declaracionesvertidas "que cuestionar el cese del fuego en Siria es abogar por la guerra no por la paz”.

TantoArabia Saudí como Turquía, quienes apoyan a los rebeldes sirios,ven con desagradoelrespaldo aéreode Rusia a la milicia Siria. El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, declaró públicamente que cree que la tregua en Siria, serviría principalmente para beneficiar a su ultra enemigo Bashar Al Assad, y que habla tibiamente sobre la oposición siria. Opinó además que los esfuerzos por llegar a la paz en Siria se descarrilaron de manera deliberada, o fueron llevados a un punto muerto. El gobierno turco, finalmente aceptó mantenerla tregua durante 2 semanas en las que la observación delcomportamiento del régimen sirio, decidirá su continuidad en el cumplimiento.

El gobierno sirio advirtió que no cesarán los enfrentamientos que mantiene con Al Nusra, el estado Islámico y los rebeldes sirios asociados con ellos, por lo que estos últimos ven la situación como un aprovechamiento del régimen para seguir enfrentándolos.

Mientras tanto Rusia habría negociado la tregua en Siria, con grupos terroristas de 5 provincias. Vladimir Putin después de sus conversaciones con Barack Obama, hizo lo propio con el rey de Arabia Saudita y con el presidente iraní Hasan Rohani quienes manifestaron su acuerdo con lo pactado.

Un grupo de trabajo integrado por funcionarios estadounidenses y rusos se conformará en los próximos días y observará el cumplimiento del alto el fuego en siria, que supuestamente entrará en vigencia el 27 de febrero próximo. Admiramos el optimismo de Lavrov el que desearíamos compartir.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más