Esto le sucedió a Edgar Latulip, que cuando tenía 21 años a raíz deuna lesión en la cabeza dejó de recordar supasado. Ahora, después de 30 años la memoria de Edgar ha resurgido de nuevo y de repente sabe quienes y qué hacia.

Edgar Latulip vivía en un hogar para enfermos mentales en Kitchener, Canadá. A los 21 años cogióun autobús en direcciónal Niágara, la ciudad canadiense ubicada en la orilla del ríodela provincia de Ontario.

Pero entonces ocurrió algo terrible, unaccidenteque le dejó una lesión en la cabeza que hizo que perdiera totalmente la memoria. Nadie podía saber quién era ese joven que no recordaba nada de su pasado ni de su presente porque nadie lo conocía allí donde ocurrió el accidente.

De alguna manera pudo construir una nueva vida y ahora reside en una casa con unafamilia del pueblo de Sainte Catharines que lefue asignadamediante los servicios sociales.

Aquella antigua caída quedó en el olvido yEdgar Latulippudo seguir con una vidatranquila.Pero después de 30 años, a los50,de repente empieza a recordar fragmentos de su anterior vida,tiene flashes, le vienen nombres y palabras a la cabeza que le ayudan a reconstruir su verdadera identidad. Hay que decir que también es graciasa la ayuda de una trabajadora social que descubre que en realidad el nombre que surge de los labios del hombre corresponde a una persona desaparecida yen búsqueda hace años, cuyo nombre estaba inscrito en la página de desaparecidos North America Missing Person Network, con el número de caso 2012002999.

La familia de acogida del joven lo ayudaba en el intento de la búsqueda de su identidad.

En la actualidad el Sr. Latulip tiene una edad mental de un niño de 12 años y su memoria hadespertado parcialmente. También se le ha hecho una prueba de ADN que confirma su identidady verifica su declaración.

La noticia, divulgada por los medios de comunicación canadienses, es increíble y a la vezpreocupante. Silvia Wilson, desetentaaños y madre biológica de Latulip,que vive en Ottawa, está en estado de shock.

Ella estaba convencida de que su hijo, quehabía intentado suicidarse en varias ocasiones, había viajado alNiagaraprecisamente para poner fin a su vida, y se imaginó que el niño habíasido objeto de abusos debido a sus problemas mentales porque eso era lo que se comentaba. Nunca hubierapensadoque estaba vivo, y mucho menos que vivía con otra identidad y que de repente recuperaríasu memoria.

Como dice Phil Gavin, director de la investigación, es un episodio digno de una serie de televisión.

Y como siempre sucede, la realidad supera la imaginación.

Pero, ¿es realmente posible que los recuerdos que desaparecendurante 30 años luego vuelvan a emerger de esta manera?La respuesta es que sí.Después de un evento traumático se puede producir un agujero en la memoria que con el tiempo a se recupereparcialmente.En este caso las condiciones psicológicas del hombredejaron un agujero más duradero y mucho más amplio.

Sandro Iannaccone explica que en el ámbito de la rehabilitación cognitiva a menudo se utiliza esta técnica de rehabilitación de la memoria "Para los pacientes afectados deamnesia después de 70 años lesproponemos una película de su juventud, unrecuerdo fuertetambién desde un punto de vista emocional. Y entonces es posible que éstele evoque a su vez haciaotros fragmentos de la memoria y luego otros, recuperándose parcialmente ".

Nuestros recuerdos son, por tanto, una larga cadena, hecha de imágenes, olores y sensaciones que se enfrentan como cajones que se abren repentinamente.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más