Existen muchas dudas y pocas certezas.Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Ljubljana en Eslovenia, que podemos encontrar en la últimaedición de New England Journal of Medicine, hablaba sobre una mujer de 25 años que había trabajado como voluntaria en Brasil (en el norte) y había se había quedadoembarazaday empezó a tenersíntomas atribuibles al Zika (fiebre, dolor musculoesquelético, y exantema, erupción cutáneade la piel).

La primera ecografía no había informado nada anormal, pero un examen posterior reveló, a las 29 semanas, una microcefalia fetal. La mujer, entonces, optópor abortar.

La autopsia del cerebro del feto revelóanomalías graves y los análisis confirmaron la presencia de partículas virales. No es una prueba absoluta, pero es una evidencia de la relación entre Zika y el daño cerebral fetal.

La primera investigaciónde los expertos en ecoencefalografia fetal, Gustavo Malinger y Renato Jiménez (que publicaron su trabajo en enero en la revista Ultrasonido en Obstetricia yGinecología), fue analizarel líquido amniótico de dos mujeres con fetos con microcefalia.

Los virus, sin embargo, ya no estavan presente en la sangre de la madre lo cual sería la primera demostración de la transmisión de Zika de madre a hijo(transmisión vertical).

La segunda pruebaacaba de llegar de la CDC de Atlanta, desde elCentro deControl de Enfermedades, que identificó el virus Zika en el tejido cerebral de dos niños con microcefalia, nacidos en Brasil de madres infectadas.

Se van sumando pruebas perocomo ha señalado el director de los CDC Tom Frieden, no hay evidencia definitiva.

Se deberá comprobar la relación con el estudio de todos losresultados de la investigación y las observaciones epidemiológicas sobre la distribución de la infección.

Los países europeos ahora se enfrentan a casos importados solamentepero podríanestar en riesgo si el Zika pasa de sertransmitido porel mosquito Aedes aegypti, a hacerlo por elAedes albopticus, el mosquito tigre tenemos por Europa. La epidemia nos ha cogidoa todos por sorpresa, a pesar de que el virus se conoce yadesde 1947 y es el responsable de algunos brotes que se han dado enla Polinesia francesa en los últimos años.

Otro factor a tener en cuenta. No es sólo el virus zika el que puede causar microcefalia. También existe la rubéola y el citomegalovirus. Para la primeraexiste una vacuna recomendada para niños y mujeres no vacunadas que no han sido infectadas y que quieren un hijo. Gracias a la vacunación contra la rubéola, el daño causado por el virus es limitado. El citomegalovirus es todavía un riesgo incluso en países occidentales.

En los Estados Unidos, por ejemplo, causa 5000 casos de defectos de nacimiento cada año. Y de hecho un estudio publicado en el Boletín de la OMS a finales de enero, muestra que en Brasil (y en especial en la región noreste, donde ahora se encuentra el Zika) se han producido en los últimos años picos decasos de microcefalia probablemente atribuible a otros microorganismos.

Actualmente, las autoridades de salud del estado de Pernambuco, en el noreste de Brasil (Recife, capital), uno de los más afectados por Zika, hablan de una reducción de los casos de microcefalia: de194 a principios de noviembre ha caídoa 34 en la primera semana defebrero de 2016.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más