A 30 kilómetros de Damasco al oeste de Siria, la ciudad de Madaya se encuentra en crisis humanitaria. Sitiada desde hace 6 meses, nada puede entrar en la ciudad. No hay medicamentos ni comida, ni agua ni electricidad. Los desesperados habitantes comen hierbas, pasto, insectos, hojas de los árbolesy hastaperros y gatos. Cocinan algo que puede calificarse de téo sopa, solamente con hojas y sal. Los niños están desnutridos ylos bebes no toman leche desde hace semanas.

La ciudad está tomada por los rebeldes sirios y sitiada por el Ejercito de al Bashar. Son 400.000 las personas que viven desde hace meses en esta terrible situación de asedio y desamparo. Mientras tanto las partes en conflicto se acusan los unos a los otros porimpedir el paso de los suministros esenciales para la vida de la gentede Madaya.Los hombres, mujeres, niños y ancianos de la ciudad,impotentes para resolver los mínimos requerimientos de la alimentación,viven las más desgarradoras horas de sus vidas.

Madaya es sólo una de las tantas ciudades en las que esta situaciónse reproduce , Foua y Kefraya también están sitiadas y son golpeadas fuertemente por el hambre.

Los terroristas roban los productos más necesarios pues no permiten que lleguen a los habitantes de la ciudad y luego los venden a precios inalcanzables,1 litro de leche cuesta 200 dólares.

El 12 de enero llegaron 70 camiones transportando ayuda humanitaria, organizada y provista por el programa Mundial de Alimentos, la Cruz Roja Internacional y la Media Luna Roja Siria.

Se supone que la ayuda cubrirá las necesidades alimenticias y no alimenticias,durante un mes, para 40.000 personas. Llevaron a los sitiados, medicamentos, mantas y alimentos. Se pide a las partes, que permitan el acceso "seguro y sin obstáculos"a las ciudades sitiadas y la evacuación de 400 personas en grave estado, provocado por la falta de medicamentos y la desnutrición. Las Naciones Unidas a través desu coordinador humanitario Yacoub el Hillo están negociando el levantamiento del sitio a las ciudades sirias, con el objeto de evitar la muerte de miles de personas castigadas por la gran hambruna que se cierne sobre el país.

Cualquiera sea el resultado de lasdurísimas negociaciones de Ginebra III, ésta otra negociación humanitaria corre paralela y con tanta o más urgencia que la diplomática. La vida de éstas personas no puede esperar los 6 meses calculados por la diplomacia para resolver el conflicto sirio.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más