Desde hace ya cuatro meses, hay dos familias de refugiados que viven en el Vaticano. Son personas que que huyen de la muerte, de la guerra y del hambre como consecuencia del conflicto en Siria y a las que el papa Francisco pidió dar acogida en una acción sin precedentes.

Con este iniciativa, Jorge Bergoglio quiso que el Vaticano diera ejemplo y animar así a todas las iglesias y parroquias, así como a las familias cristinanas, a brindar ayuda a los refugiados.

Pidió que "cada parroquia, cada comunidad religiosa, cada monasterio, cada santuario de toda Europa" acoja a una familia de refugiados, al igual que ha hecho la diócesis del papa en Roma.

El papa insistió en que los cristianos deberían ser hospitalarios sobre todo con los niños y con quienes más sufren el abandono y los horrores de la guerra para darles "esperanza". "El Evangelio nos llama a ser hospitalarios", destacó justo antes de dar acogida a estas dos familias, cuya identidad no ha trascendido.

El papa Francisco celebra la Jornada Mundial de la Paz

Un papa con Facebook, Twitter e Instagram

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más