Un triunfo importante

Argentina necesitaba un triunfo con urgencia. Luego de un pésimo arranque en las eliminatorias, con derrota de local 0-2 con Ecuador, empate con Paraguay y Brasil, el equipo dirigido por Gerardo el “tata” Martino llegaba a Colombia con una situación comprometida.

Para colmo, los pronósticos no eran alentadores. La altura y el calor de Barranquilla, el hecho de ser visitante en un estadio difícil y las ausencias de Messi, Agüero, Tèvez, Pastore, Zabaleta y Garay, entre otros, presagiaban una tarde compleja.

Pero Argentina sacó a relucir todo su oficio y temperamento y se hizo fuerte ante un rival deslucido, que jugó de un modo timorato, cauteloso, opaco.

El local nunca pudo desplegar el Fútbol que pretende su técnico, José Pekerman. James Rodríguez estuvo desconectado, intermitente, sin el peso ofensivo que tuvo en el mundial 2014, donde realizó un gran campeonato.

 Y Argentina encontró un funcionamiento aceptable. Ya había sido alentador el partido jugado frente a Brasil, en el estadio de River, con un primer tiempo interesante, buena circulación de pelota, variantes ofensivas y vértigo, aunque el complemento contra el conjunto de Dunga no haya sido igual de positivo.

Si bien el partido contra Colombia lo tuvo como dominador al local en los primeros 5 minutos, donde parecía que iba a doblegar el arco de Romero por su entusiasmo y presión ofensiva, Argentina manejó todo una vez soportado el sofocón inicial. 

Siempre tuvo el control del encuentro.

Vídeos destacados del día

A los 19 minutos, Biglia puso el 1-0, tras una gran jugada colectiva, que fue iniciada por el mismo Biglia de un modo estupendo y continuada por Banega y Lavezzi.

Biglia fue el mejor jugador del partido, con una determinación y entrega muy destacadas; Banega tuvo un gran nivel, manejando los hilos de la mitad de la cancha, con precisión y creatividad; Mascherano lució un rendimiento correcto, los defensores argentinos estuvieron muy firmes, tanto Funes Mori y Otamendi como Mercado, mientras que el resto mostró un nivel parejo y convincente.

Fue un buen triunfo de Argentina, que se reacomoda en las eliminatorias y ya visualiza el futuro con un poco más de optimismo.