La policía francesa dijo que había evitado que más de 1.000 intentos desesperados de entradas deinmigrantes en el Reino Unido a través del túnel del Canal de la Mancha.

"Más de 1.000 intentos fueron frustrados ayer por la noche, con alrededor de 30 arrestos", dijo la fuente, agregando que no había reportes de inmigrantes heridos en su intento de entrar en el túnel submarino que une Francia y Gran Bretaña. Los refuerzos policiales parecen estar teniendo un buen impacto, sobretodoen el número de intentos nocturnos para entrar en elEurotunnel que se ha reducido a la mitad o menos desde su punto máximo a principios de la semana.

Francia ha enviado 120 policías mása la norteña ciudad portuaria de Calais para frenar esta entrada.Un hombre murió la madrugada del miércoles, al parecer aplastado por un camión mientras trataba de ir al túnel. Al menos cuatro entrenadores de policías antidisturbios estaban en la mañana del viernes haciendoguarda en la entrada al túnel, donde la situación estaba en calma.

"Yo no fuien la estación esta vez ... Fue muy difícil, había mucha más seguridad que en los días anteriores", dice Reza, de 20 años y procedente de Afganistán.

"No tuvimos oportunidad estaanoche. Había demasiados policías, incluso más que antes", dijo Bebé de 27 años, de Eritrea, que ha estado en el camping deCalais durante más de dos años. Una fuente policial dijo que, si bien los refuerzos habían ayudado, "la presión de los inmigrantes sigue ahí" y la "situación sigue siendo difícil de tratar".Sin embargo, había habido muchos menos inmigrantes logrando entrar en las plataformas de Eurotunnel.

Alrededor de 3.000 personas de países como Siria y Eritrea están esperando en Calais para intentarcruzar a Gran Bretaña ilegalmente.

Además del problema de Calaiscientos de marineros franceses bloquearon la ciudad el viernes, con neumáticos en llamas para evitar el acceso al puerto en medio de la temporada alta de viajes de vacaciones. Los cerca de 300 trabajadores de la empresa francesa Scop SeaFrance protestan contra planes de vender algunos de sus transbordadores a la firma danesa DFDS rival, una medida que se espera que resulte en cientos de puestos de trabajo.

La crisis se ha convertido en un tema político candente en ambos lados del Canal, y el primer ministro británico, David Cameron, y el presidente francés, Francois Hollande discutieron el tema por teléfono. "Ambos expresaron su preocupación por los problemas de seguridad inmediatos y reiteraron su compromiso de seguir trabajando en estrecha colaboración para abordar los problemas que plantea la Inmigración ilegal", dijo un comunicado de la oficina de Cameron.

Cameron prometió "más cercas, más recursos, más equipos de perros sniffer" para ayudar a la policía francesa después de la celebración de una reunión del comité de emergencia COBRA de su gobierno el viernesy advirtió que podría durar todo el verano.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!