El secretario de Salud, Jeremy Hunt, fue avisado yahace más de 18 meses por personal de primera línea del sistema de salud británico NHS sobre un vacío legal que permite a los extranjeros poderfacturar el Servicio Nacional de Salud para recibirtratamiento que reciben en sus propios países.

Un informe, específicamente encargado por el Sr. Huntexpresó su preocupación de que los inmigrantes soliciten Tarjetas sanitaria europeas en el Reino Unido y el uso de éstaspara ser tratados en sus países de origen a expensas de los contribuyentes británicos.

Downing Street dijo que la práctica era "preocupante y totalmente inaceptable".

También dijo que a partir de ahora se llevaría a cabo un seguimiento para poder ver si los extranjeros abusaban de este sistema. Las tarjetas sanitarias están destinadas a los británicos para cargar el costo de los servicios médicos de urgencia en el país en el que se solicita la tarjeta, no fuera de él. El Reino Unido no puede hacerse cargo de los servicios médicos de otros países.

El informe publicado por el Sr. Hunt en octubre de 2013 resalta varias acciones fraudulentas en las que se utiliza la tarjeta sanitaria británicapara financiar la asistencia sanitaria en sus propios países de origen.

El estudio independiente fue realizado porDepartamento de Salud y consta de 239 páginas, titulado "Evaluación cualitativa de Visitantes y el uso de inmigrantes del NHS en Inglaterra: Observaciones desde la línea frontal".

El informe, que fue elaborado por consultores independientes, decía: "Varios casosen la muestra señalaron que los visitantes de los países de laárea económica europeaen ocasiones presentan una Tarjeta Sanitaria Británica (UK EHIC )y que estaban preocupados de que esto podría significar que la tarjeta había sido obtenida de manera fraudulenta y ahora podían volver a sus casas y usar la tarjeta que antes no podían usar en sus países".

A día de hoy todo sigue igual que estaba en 2013 pese al informe que se redactó.

Andrew Gwynne MP, el ministro de Salud, dijo: "Esta advertencia explícita estaba en un informe encargado por Jeremy Hunt y él tiene que explicar con urgencia por qué no le hizo caso."

Meirion Thomas, un cirujano consultor, dijo que era una estafa conocida. Dijo que los números del NHS deben ser reemplazados por números de Seguro Nacional.

Según el Departamento de salud de inglaterra, el equipo de política del Sr. Hunt estátrabajando en nuevas políticas para frenar el turismo de salud, incluyendo tomar medidas enérgicas contra el abuso de las tarjetas.

Un portavoz del departamento dijo que: "El Gobierno encargó este informe, y fue el primero en introducir duras medidas para poner freno a los inmigrantes a servicios de atención NHS."Las políticas que ya se han anunciado están siendo complementadas por el trabajo en curso para conseguir un trato justo para los contribuyentes del Reino Unido.". Aún así, los inmigrantes siguen disfrutando del pago de los servicios médicos por parte del Reino Unido en sus países de origen.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!