Los conflictos violentos en Europa durante el neolítico fueron más brutales de lo que se pensaba hasta día de hoy. Esa es la conclusión a la que se llegadespués de un análisisantropológico reciente de hacecerca de 7000 años de edad. El análisis se ha hecho en lafosa común de Schöneck-Kilianstädten por uninvestigador de las universidades de Basilea y Maguncia. Los resultadoshan sidopublicados en la revista PNAS, en el que se muestra comolas víctimas fueron asesinadas y mutiladas.

Estos huesos pertenecían a la era del Neolítico, esa época en la que los europeos empezaban a crear sus primeras granjas.

Durante los años 4900 y 5600 aC es cuando tuvieron lugar estos conflictos y guerras, en la llamada cultura de la cerámica lineal. No se sabe bien aún pero es muy probable que muchos de los conflictos se dieran por tensiones sociales. Hasta ahora sólo se conocían sólo dos fosas comunes de esta época yse derivan de los conflictos armados (Talheim, Alemania y Asparn / Schletz, Austria).

Ahora reportan nuevos hallazgos después de analizar los restos humanos de la fosa común de Schöneck-Kilianstädten (Alemania), descubiertaen 2006.

Sus resultados muestran que los atacantes prehistóricos usaron la violencia sin precedentes contra sus víctimas. Los investigadores examinaron y analizaron los huesos y los esqueletos de al menos 26 personas, en su mayoría varones, adultos y niños - casi todos presentan lesiones graves.

Además de varios tipos de lesiones causados ​​por las flechas, tambiénhan encontrado muchos golpesfortísimosenlas cabezas, las caras y los dientes.

Además, los atacantes rompieron sistemáticamente las piernas de sus víctimas, que apunta a un tipo detortura y mutilación deliberada. En las fosas se encuentran pocos cuerpos de mujeres, lo que indica, además que las mujeres no participaban activamente en los combate, que seguramente eran secuestradas por los agresores.

Los autores del estudio suponen que esas matanzas no eran casos aislados, sino querepresentan características frecuentes de principios del Neolítico Central Europeo.

Y creen que debe ser así por la distancia entre los fosas encontradas y la similitud de las mutilaciones y golpes encontradas. Es más, creen que se aniquilaban poblaciones enteras con este tipo de brutalidad. El equipo de investigación fue dirigido por elprofesor Kurt W. Alt, ex Director del Instituto de Antropología de la Universidad de Maguncia y profesor invitado en la Universidad de Basilea desde 2014.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!