El fundador de WikiLeaks,Julian Assange, denunció ayer la presunta posesión del Gobierno de EstadosUnidos de correos electrónicos así como otro tipo de documentación privada devarios de los miembros de su organización. De acuerdo con sus declaraciones,todo apunta a que fue Google quienle cedió estos datos.

En más de una ocasión, Assangeha denunciado la relación que de acuerdo a su información, mantienen elbuscador y el mencionado gobierno americano. Ya en su libro Cuando Google encontró a WikiLeaks,facilita pistas acerca de la facilidad con la que el FBI y el gobierno tieneacceso a cualquier correo electrónico de todo ciudadano inocente, sin necesidadde haber sido procesado por ningún juez.

La última filtración que se ha hecho pública, revela las tresórdenes judiciales emitidas el 22 de marzo de 2012 solicitando a Google la entregade la información.

Uno de los investigados es Joseph Farrell, que trabaja con Assange en la embajada de Ecuador enLondres. Otra es Sarah Harrison, laperiodista británica, investigadora legal y editora del portal que trabaja enla defensa legal y como consejera más de Julian Assange, dentro del equipodirigido por el ex juez de instrucción español Baltasar Garzón.

El tercero se trata del portavoz Kristinn Hfransson, quien criticó la semana pasada la equiparaciónde RT con el Estado Islámico. Estas fueron parte de sus declaraciones alrespecto: “Es una tendenciapeligrosa que las autoridades bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismoestén tratando de acallar a periodistas o medios de comunicación […] En miopinión, por supuesto, este hombre debe ser despedido de su trabajo, por estecomentario, que es absolutamente absurdo”.

Cabe la ironía si consideramos que EstadosUnidos denunció públicamente la filtración de documentossecretos por parte del portal, hoy son ellos quienes se ven presuntamentepracticando lo mismo, solo que en este caso, se trata del país más poderoso delmundo junto a la empresa más poderosa del mundo.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!