Publicidad
Publicidad

De acuerdo a diversos reportes periodísticos, alrededor de 8.000 manifestantes en París y unos 31.000 en todo el país han vuelto a salir este sábado a la calle con el característico chaleco amarillo. Protestaron una vez más en las calles de París, esta vez para pedir la dimisión del presidente francés Emmanuel Macron.

A las tres de la tarde, aproximadamente 1.000 personas habían sido detenidas en todo el país, de las cuales unas 575 sólo en París. También más de 30 personas habían resultado heridas, entre ellas 3 policías, según informa la prensa francesa.

París amaneció blindada por completo

París ha amanecido este sábado con la Torre Eiffel, museos, grandes almacenes y el metro cerrados ante la protesta de los 'chalecos amarillos' en la capital francesa y en otras ciudades del país.

Advertisement

Las fuerzas del orden francesas, desde primera hora de la mañana, han interrogado a 481 personas en París para intentar impedir incidentes violentos, y 211 han quedado bajo custodia en comisaría. La policía también ha arrestado a grupos susceptibles de protagonizar actos de violencia o por tener en su posesión objetos que puedan utilizarse para este fin.

Los manifestantes más radicales utilizaron barricadas hechas con mobiliario urbano para bloquear las calles

Los "chalecos amarillos" más radicales fabricaron barricadas en París con mobiliario urbano. También han incendiado coches, quemado papeleras, y han lanzado adoquines a la policía. Estos últimos han respondido con cargas y gases lacrimógenos.

También se han desplegado una docena de blindados de la Gendarmería para atravesar las barricadas en llamas.

Advertisement

Estos vehículos no se utilizaban en París desde hace más de 40 años.

El movimiento perdurará hasta que Macron ceda

Según uno de los manifestantes de este sábado, "el movimiento no cederá y perdurará, hasta que Macron ceda. Si hace falta, podría llegar a durar hasta un año"

El presidente, que aún no ha hablado en público desde que llegó de la cumbre del G20, se dirigirá a la población francesa a principios de la semana que viene para evitar aumentar más la tensión en el ambiente.

El primer ministro, Edouard Philippe, agradeció el trabajo de las fuerzas policiales en las redes sociales manifestando su admiración y su apoyo:

Además, el Ministerio del Interior francés ha pedido la colaboración de los ciudadanos con los equipos de emergencia mediante las redes sociales para apagar los incendios y evacuar a los heridos cuanto antes: