¿Es justo criticar a una mujer por elsimple hecho de ser madre de dos hijos de dos relaciones diferentes yquerer llevar su vida como ella elija sin hacer mal a nadie?¿Esjusto que se te critique y se hable a tus espaldas sin ni siquieraconocerte? Pues si, en el pueblo donde vivo si.

Seguro que muchas madres os sentiréisidentificadas conmigo y con mi historia. Nunca me ha gustado utilizarinternet ni las redes sociales para airear mi vida, ni mis enfados,ni mis ideas, y eso que soy una persona que me muevo y vivo a travésde internet, pero cuando te pasas el día escribiendo las injusticiasque sufren los demás llega un momento que quieres gritar la que tú misma estas sufriendo.

He aguantado los cuchicheos a misespaldas, las criticas e incluso los insultos, pero la gota que hacolmado el vaso es que hoy mismo me han dicho” Tú pasado tepersigue”. ¿Mi pasado me persigue?¿Que pasado?

Fui una adolescente como muchas otras,salia, disfrutaba de la compañía de mis compañer@s, de vez encuando tenía alguno que otro rollito, y claro que bebía, como todoadolescente. Pero nunca me verías tirada por las calles, ni robando,ni drogándome, ni montando jaleos, y jamas de los jamases la policíatuvo que presentarse en casa de mis padres para decirles que me habíapuesto en un buen lío.

Después de mi adolescencia me enamorey tuve un hijo con una persona con la que convivía, no con unrollito de una noche, sino que con mi pareja. Un hijo del cual no mearrepiento para nada, ese niño fue el que hizo que sea la personaque a día de hoy soy, y bien orgullosa que me siento.

Durante 2 años me ocupé de trabajar,alimentar y cuidar a mi hijo, puesto que el padre de mi hijo falleciócuando el tenia 4 meses.

Los fines de semana, después de pasarme lasemana trabajando y cuidando de mi hijo con ayuda de mis padres,salia con mis amigas y, si, tenia algún rollito, soy mujer y tengomis necesidades, y el hecho de no estar preparada para una relaciónseria no iba hacer que me convirtiera en monja.

Pasados esos 2 años conocí al padrede mi hija con el cual conviví 4 años, pero al ver que la relaciónno cuajaba, tomamos caminos diferentes.

Después de eso, tuve dos relacionesmás una de 7 meses y mi ultima pareja que duró 4 años, con la cualtengo una magnifica relación.

A día de hoy ya con 30 años, mi vidasocial transcurre entre hacer la compra, internet (mi trabajo), e ir atomar un café al bar al lado de mi casa, cosa que también tendréque dejar que hacer a causa de las malas lenguas. Para ir con losniños ya he optado por que las salidas sean fuera del pueblo, parano tener que cruzarme con los que hablen y me critican a misespaldas.

Sinceramente, ¿he hecho algo tan malopara que mi pasado me persiga? Si lo que la gente pretende es queviva una relación con una persona cuando el amor se a terminado paraque así no hablen de mí, van muy listos. Porque mí vida es mía. Alo mejor el problema no es mio ¿no creéis?

Y recordar a todos los padres, sobretodo de hijos adolescentes, que ellos también tienen hijos y nosaben lo que hacen cada vez que salen por esa puerta.

No está bienhablar de alguien si después no quieren que se hable de los suyos.Hoy me ha tocado a mí, pero mañana puede ser cualquiera de sushijos.

Se nos ha dado la libertad para vivir como elijamos, siempre y cuando este dentro de la ley.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!
Haz clic para leer más