Foster Swiss, consultora internacional especializada en planificación fiscal global y en servicios financieros en jurisdicciones offshore, ha vuelto a confirmar que 1 de cada 2 de sus clientes prefieren abrir cuentas bancarias en Suiza, al igual que pasó en los años 2014 y 2015. Pero, ¿a qué se debe esta tendencia?

Este país, ubicado en el centro de Europa, se sitúa como uno de los preferidos tanto para los particulares como para las empresas de todo el mundo, debido a sus beneficios fiscales, la rapidez y seguridad a la hora de abrir una cuenta bancaria y el ahorro de impuestos.

Además, su envidiable ubicación geográfica le convierte en el epicentro de las operaciones y actividades empresariales internacionales. Pero, es su estatus como jurisdicción offshore lo que le hace ser elegido por aquellos que deseen invertir y operar.

Ventajas de hacer negocios desde Suiza

Muchas son las fortunas que apuestan por Suiza debido al ahorro en el pago de impuestos para las empresas, por la protección de bienes, por el secreto bancario y privacidad y por la posibilidad de que sus activos sean gestionados por consultores privados internacionales.

Podrá mantener diversificar sus ahorros al mantener una parte de ellos en francos suizos, la moneda de Suiza, que además de ser una divisa solvente, ofrece estabilidad y permite ganar un dinero extra gracias a la fluctuación cambiaría.

Cómo abrir una cuenta bancaria en Suiza

Si desea abrir una cuenta bancaria en Suiza, le recomendamos confiar en un consultor de banca residente allí. El proceso de apertura es absolutamente legal y sencillo, de una duración de aproximadamente 10 días.

Para ello, necesitará realizar un depósito de entre 50.000 y 100.000 euros, e incluso de 500.000 euros, ya que algunas entidades, especialmente aquellas de banca privada y dirigidas a grandes capitales, lo exigen.

Sólo deberá aportar una copia certificada de un documento de identidad en vigor, como un pasaporte y de alguno que acredite el lugar de residencia del titular de la cuenta. Para no entrar en ilegalidad alguna, debe notificar la existencia de su cuenta bancaria en Suiza al Departamento de Hacienda del Gobierno de su país de origen.

En el caso de España, tanto la apertura como la cancelación de la cuenta se deben notificar al Banco de España a través de la Encuesta sobre Transacciones así como los Exteriores (ETE). Asimismo, se informará de las variaciones que se produzcan en el saldo de la cuenta, y en pagos, cobros y transferencias.

¡No te pierdas nuestra pagina de Facebook!!