Dos extremos de la tabla en La Liga Santander chocaban este jueves 21 de enero por la jornada 19 del torneo doméstico y Luis Suárez sería el protagonista junto a Dmitrovic. El SD Éibar acumulaba 19 puntos hasta esta fecha y se situaba en la decimoquinta plaza en una posición incómoda a solo dos puntos de la zona de descenso. Mientras tanto, el Atlético de Madrid con 41 puntos buscaba jugar los partidos pendientes de su calendario y quedar solo con un partido menos que su perseguidor, el Real Madrid, quien sería eliminado días antes de la Copa del Rey.

La estocada de Dmitrovic y la aparición de Luis Suárez

El partido comenzó errático para el conjunto colchonero que vestiría su tercera equipación en Ipurúa, situación que aprovechó el conjunto local para ejercer presión en el comienzo del partido. Sus esfuerzos se verían retribuidos cuando Yannick Carrasco cometería una falta en el área sobre Yoshinori Muto, penalti para el Éibar.

Deciden que el lanzador sea nada más y nada menos que el guardameta Dmitrovic. Desde los 11 metros vence a Oblak y pone el marcado 1-0 a favor, dejando una situación perfecta para el equipo local que buscaría espacios a la contra el tiempo que fuese necesario. El jarro de agua fría para el equipo visitante provocaría una reacción sin demasiada eficacia, porque no parecían jugar de memoria como en su partido contra Sevilla.

Mientras tanto, los jugadores del Éibar se replegarían bien y anularían todos los intentos ofensivos entorpeciendo los avances de Carrasco, Lemar, las subidas de Vrsaljko e interceptando los pases largos de Saúl al espacio. Comenzarían a llegar algunos remates del Atlético de Madrid sin peligro, pero sí con más creación en el juego, pero su ofensiva dejaría algunos espacios para que el Éibar atacara, sin embargo no lograron concretar gracias al repliegue defensivo del equipo de la capital.

Suárez, protagonista del partido

Sobre el minuto 40 llegaría el gol del empate fruto del esfuerzo con un balón perdido de Correa cerca del área de Dmitrovic que Llorente saldría a presionar para provocar el error. El balón quedaría para Luis Suárez quien la mandaría a guardar cuando parecía quedarse sin ángulo.

Alguna llegada más habría del Éibar por parte de Kike García por la vía área demostrando que tiene peligro para vencer a los centrales del Atleti y tras algunas faltas en el mediocampo, el árbitro sentenciaría el final del primer tiempo con un empate parcial a 1 que repartiría los puntos.

Un penalti polémico a Luis Suárez

Simeone saldría con dos cambios en el segundo tiempo donde ingresarían Joao Félix y Lucas Torreira por Correa y Lemar. Sin embargo, los cambios no surtirían efecto, ya que el Éibar siguió con su planteamiento de presión alta entorpeciendo la salida del Atlético. Sumado a los errores en el conjunto madrileño, tendrían más de una oportunidad de peligro que no lograría concretar.

Muto sería de los mejores jugadores del equipo local creando varias ocasiones de peligro y algunas inquietudes a Oblak, pero serían pocas las ocasiones de remate a gol en las que participaría el guardameta. El más peligroso fue un golpeo de falta que a más de 30 metros de Edu Expósito, que se iría por centímetros al lado de la portería del Atlético.

Los dirigidos por Simeone tendrían una de sus peores noches a nivel de pases y entendimiento. Plagado de errores, no encontrarían un juego colectivo que generase ocasiones hasta el minuto 80, donde parecía que Joao Félix entró por fin en el partido.

Las llegadas del Atlético se volvieron más frecuentes en el último tramo del partido con ocasiones de peligro claras y un remate de Joao Félix que Dmitrovic mandó a saque de esquina cuando parecía meterse a ras de suelo por el palo más lejano. No sería en un despeje desde el campo del Atlético que Suárez quedaría mano a mano con Anaitz quien cometería un penalti.

Desde los 12 pasos Suárez superaría al guardameta del equipo local a falta de un minuto para completar el tiempo reglamentario y poner arriba al conjunto rojiblanco que no tuvo una noche efectiva en cuanto al juego colectivo.

Solo dos minutos más añadiría el árbitro donde Dmitrovic impidió el 1-3 Joao Félix en una de la última jugada.