Una vez más, Football Leaks sacude al mundo del fútbol. En esta oportunidad, el implicado es una estrella del fútbol mundial, Sergio Ramos, capitán y jugador emblemático del Real Madrid [VIDEO]. Los documentos ponen en el ojo de huracán al español. Lo señalan de no cumplir en dos ocasiones con las reglas antidopaje.

El primer incumplimiento

Según las informaciones que posee Football Leaks, y que medios como Der Spiegel y Mediapart difundieron, se trata de dos posibles ocasiones que Sergio Ramos habría saltado las normas estipuladas en materia de control antidopaje.

No te pierdas las últimas noticias Sigue el canal Real Madrid

Para ello, Football Leaks suministra el número de código de la muestra: la 3324822, que fue enviada al laboratorio Seibersdorf en Austria, donde la prueba habría dado positivo con trazas de dexametasona, sustancia que está en lista de prohibidas y que habría sido tras la final de la Champions League 2017 disputada en Cardiff.

La información señala que el futbolista del Real Madrid, habría recibido de parte del médico del Real Madrid dos inyecciones en la rodilla y el hombro con suministro de dexametasona en la víspera del cotejo, esta versión fue admitida por la UEFA.

Pero esta no sería la única vez que el capitán Sergio Ramos habría saltado las normas establecidas en relación al antidopaje. En abril de 2018 se habría negado a someterse a un control anti-doping y el futbolista se habría duchado antes del partido, a pesar de estar totalmente prohibido, como ir a los servicios sanitarios antes de un test de orina.

Así sucedieron los hechos

Según la información de Football Leaks, después que el Real Madrid se quedara con la duodécima Copa el 4 de junio de 2017, una muestra llegó al laboratorio situado al sur de Viena.

La muestra provenía de Gales y su código era el número 3324822. El tubo sellado con la muestra correspondiente fue recogida en la noche previa a la final y que pertenecía a un futbolista del Real Madrid C.F.

El encargado de la UEFA, un mes después del cotejo disputado en Gran Bretaña, remitió los resultados y se comprobó que la misma contenía dexametasona, en un compuesto preparado como anti-inflamatorio, sustancia prohibida totalmente por la Agencia Mundial Antidopaje (WADA).

La muestra y el código correspondiente enviados al laboratorio pertenecían al capitán del Real Madrid Sergio Ramos. Llegado el informe correspondiente, un directivo de la UEFA se reunió con el futbolista español para dar explicaciones sobre el caso.