Vuelve la Champions League para los atléticos, y con esta ya son seis las temporadas en las que lo hace de manera consecutiva. Los dirigidos por el Cholo Simeone son ya habituales en la mayor competición continental, y para estrenarse este año, se enfrentarán a un Mónaco que parece ser sólo una sombra de lo que fue en otros tiempos.

Puede que precisamente eso sea lo que necesita el Atlético de Madrid en duros momentos en los que pasa por uno de los peores arranques ligueros de sus últimos años. Los recientes resultados nada favorables en Liga —la derrota ante el Celta y el empate con el Eibar—, han rociado a la familia colchonera con un ligero pesimismo.

Su guía, sin embargo, lo desmiente.

El Atlético tratará de ofrecerle a sus aficionados el sueño no logrado en las finales de 2014 y 2016

Pero, sin duda, un buen inicio en la Liga de Campeones sería el mejor impulso para un Atlético de Madrid que no quiere repetir su temprana salida de la fase de grupos tal y como ocurrió en la edición pasada.

Este año, con un grupo bastante favorable —Borussia de Dortmund, Brujas de Bélgica y el Mónaco—, el Atlético tratará de ofrecer a sus aficionados el sueño que fuera frustrado en las finales de 2014 y 2016, y llenar sus vitrinas del más preciado de todos los trofeos a nivel de clubes: la Champions League [VIDEO]. Además este año, con un aliciente mayor, la final el próximo 1 de junio será en el estadio del Atlético, el Wanda Metropolitano.

El Mónaco, una sombra de lo que fue

Enfrente, un Mónaco que en muy poco se parece a aquel Mónaco que conquistó el año pasado las semifinales de la presente competición.

Tan sólo cuatro titulares estarán en el once inicial esta noche, ya que a todas las bajas del equipo francés, se le suma la lesión de su portero, Subasic.

Los dirigidos por Jardim han sufrido en los últimos años una desbandada de sus estrellas, desde Jannick Carrasco, Lemar, Bernardo Silva o su mayor pérdida de los últimos años, Kylian Mbappé.

Al campo hoy saltará un equipo muy joven, liderados por Leonardo Jardim que confía plenamente en su equipo. Su gran estrella Radamel Falcao, se reencuentra con un Atlético de Madrid que conoce bien.

Para el Mónaco, el objetivo es llegar tan lejos como lo hizo el año pasado, y quién sabe si superar la gloria de 2004, la edición en la que más lejos llegó. Tras eliminar al Real Madrid en semifinales, jugó por primera vez en su historia una final frente al Porto de José Mourinho, que resultó ser el campeón sorpresa de aquella edición.

También hoy a las 21h se la juegan sus otros dos rivales del grupo, el Borussia de Dortmund frente al rival más débil,el Brujas.