En el mundo del Fútbol las controversias van y vienen. Muchos problemas tienen su origen y se desarrollan en el campo de juego y es bastante común que tras 90 minutos de partido, el conflicto en cuestión haya sido resuelto. Sin embargo, hay disputas que van más allá de lo deportivo y que, para desgracia de algunos, pueden tener graves consecuencias dentro y fuera de la cancha.

El Atlético de Madrid [VIDEO]ha sido claro y contundente en sus declaraciones: está harto de la actitud del Barcelona [VIDEO]. Consideran que la nueva movida del equipo blaugrana es, por lo mínimo, despreciable.

¿Qué sucede?

La selección dirigida por Ernesto Valverde tiene la intención de comprar al jugador francés Antoine Griezmann, quien actualmente juega como delantero en el Atlético de Madrid.

Sin embargo, hay un problema: el jugador no está en venta. Así es, no ha habido conversaciones ni negociaciones previas para fichar al francés, cosa que tiene con los ánimos caldeados a más de uno en el Atlético.

Tan enfadados han estado en el club, que uno de sus directivos, el respetado Miguel Ángel Gil Marín hizo públicas unas declaraciones que empezaron a circular en el sitio web del club: “…Estamos hartos de la actitud del Barcelona… Que hablen de la forma en la que hablan de un jugador con contrato en vigor y a pocos días de jugar una final de competición europea me parece una absoluta falta de respeto”, reza parte del texto.

Gil Marín explicó que nunca han negociado al jugador y que tampoco pretenden hacerlo, cosa que dejaron bastante clara al presidente del Barcelona. Además, sentenció que le demostró que su actitud iba en contra de la integridad de la competición.

Los rumores pican y se extienden

Sin embargo, los rumores no desaparecen: al parecer, Josep Maria Bartomeu, presidente del Barça, se puso en contacto con Enrique Cerezo, su contraparte en el Atlético, y le dijo que esperarán al 30 de junio para cancelar la cláusula del jugador, con la cual podrá pagar 100 millones de euros en lugar de 200 por Antoine sin necesidad de acordar algo previamente con su equipo. Por su parte, Luis Suárez dio por sentado el traspaso del francés en unas declaraciones hechas hace poco. Incluso, el propio futbolista del Atlético ha expresado su intención de abandonar el club y explorar otros horizontes.

No obstante, la postura del Atlético es firme: espera que la impactante declaración en su sitio web les permita a los atléticos disfrutar de este momento para así ofrecer una final como Dios manda, pero eso sí, su posición respecto al equipo blaugrana es clara: ¡están hartos del Barcelona!