El FC Barcelona [VIDEO] ha acabado la temporada con otro doblete histórico: Liga y Copa del Rey. Un buena campaña que quedó manchado por la dolorosa derrota en las semifinales de la Champions League. Un duro golpe del que la directiva azulgrana ha sacado conclusiones y tomará decisiones comprometidas.

Se necesita una regeneración de la plantilla y hay jugadores que saldrán debido a su pobre nivel. Además, la dependencia de Leo Messi [VIDEO] sigue siendo muy alta y el argentino está entrando en una edad que no lo puede hacer todo. Por eso, el club quiere Fichajes importantes que den un paso adelante.

Los cracks que vienen

Aunque el club culé invirtió cerca de 300 millones de euros para conseguir los fichajes de Philippe Coutinho y Ousmanne Dembélé seguirá buscando nuevos cracks.

El brasileño en tan solo media temporada ha cumplido con las expectativas pero del francés se espera mucho más.

Si continua sin acoplarse al sistema del equipo, se le podría buscar una salida en forma de cesión. Es joven y se espera mucho de él y la segunda temporada será fundamental para saber si puede triunfar en el Barça o se queda en otro fracaso de la directiva.

Por otra parte, hay dos futbolistas que se dan por fichados, Antoinne Griezmann y Arthur. El francés se podría convertir en una de las bombas del verano y muchas informaciones ya han revelado que tendría una acuerdo con el club azulgrana que pagaría los 100 millones de euros de su cláusula.

Un fichaje increíble que llegaría para jugar en la delantera junto a Leo Messi y Luis Suárez. El Gringuito daría muchas soluciones en ataque por su movilidad y sobretodo por su olfato goleador.

Además, es un futbolista que aunque no tenga un buen partido es muy comprometido y lucha por el equipo.

Arthur en cambio es un incógnita. El Barça pagará a Gremio 40 millones de euros y viene para ser el sucesor de Andrés Iniesta. La presión que va a tener el brasileño es muy alta y sería una equivocación compararlo con el manchego que es toda una institución en el club.

Muchas salidas

André Gomes, Paco Alcacer, Lucas Digne... hay jugadores que no tienen sitio y saldrán el próximo verano. Además, podría haber alguna sorpresa como Samuel Umtiti que no termina de renovar y cuya cláusula de 60 millones de euros es muy apetecible para muchos clubs europeos.

Ante esto, el Barça tendrá que buscar refuerzos de menor perfil porque las arcas del Camp Nou no están muy saneadas. Lo que queda claro es que se espera un verano muy movidito.