El estadio Santiago Bernabéu se viste de gala para recibir el partido de vuelta de la SEMIFINAL entre Real Madrid y Bayern Munich, hay mucha historia entre ambos clubes, no en vano es el enfrentamiento que en más oportunidades se ha reeditado en esta competición. Hay un ambiente de expectativa e incertidumbre por la forma en que ambos clubes afrontan este segundo choque de la semifinales.

El Real Madrid [VIDEO] se presenta a la gala sin dos de sus piezas referentes como lo son Dani Carvajal en el lateral izquierdo, que presenta una lesión muscular en su pierna derecha y Francisco “Isco” Alarcón en el medio campo, quien sufre un esguince en el hombro izquierdo.

Por otra parte el Bayern Munich llega al encuentro con las bajas sensibles de sus figuras Arturo Vidal, quien aqueja una lesión en la rodilla derecha desde el 16 de Abril, Arjen Robben con una lesión muscular desde el compromiso de ida. Pero la lesión que más preocupa por su gravedad es la del defensa central Jerome Boateng, puesto que abandonó el terreno por molestias en el aductor izquierdo que lo dejan con serias dudas para el mundial Rusia 2018.

Noche Mágica en Madrid

Es cierto que el Real Madrid llega con bajas importantes, ausencias que le darían más que un simple dolor de cabeza al entrenador; pero los merengues tienen pensado utilizar un as bajo la manga que siempre les ha favorecido, su afición, su estadio y su garra. Ese factor que ha sido determinante en situaciones desfavorables y que tantas glorias ha construido de la mano, esa química que existe entre el Real Madrid y la Champions es lo que necesita una vez más este equipo si quiere obtener su “orejona” número 13, la tercera de manera consecutiva y así seguir escribiendo su idilio con este torneo.

La maldición en semis

Los bávaros tienen por delante el reto de romper con el “maleficio” español que desde la temporada 2013-2014 han visto como los equipos de la “Liga” los han superado al enfrentarlos en duelos de eliminación directa, en dos oportunidades fueron víctima del Real Madrid [VIDEO], mientras que el Atlético de Madrid y el Barcelona se han repartido una eliminación del equipo teutón.

Teniendo este dato en cuenta y con el hecho de que en el partido de ida no obtuvieron un resultado favorable, no es tarea sencilla enfrentar los demonios internos, pero tampoco imposible para un equipo que tiene argumentos de sobra para remontar y poder avanzar a la final del torneo. Ambos equipos darán un espectáculo digno de una final, gracias al nivel que presentan estas oncenas y hay algo seguro que encontraremos, fútbol de categoría y muchas emociones.