Aquí todos juegan. Si lo que buscas es un deporte en el que puedas ejercitar todo el cuerpo, el básquet es lo tuyo, pues a la hora del juego intervienen todos los músculos, desde las piernas y el abdomen, hasta el pecho, el cuello y los brazos. Todos trabajan al máximo, no solo en los partidos, sino en cada entrenamiento que dura aproximadamente dos horas.

Un dato importante es que aquellos deportes como el tenis, el futbol y el voleibol, serán pan comido para ti después de haber practicado básquet.

Pero seguramente has escuchado que este deporte es solo para personas altas. Déjame decirte que el básquet no es un deporte reservado para personas altas, pues en un equipo los jugadores [VIDEO]tienen diferentes posiciones y aunque, sin dudar, una buena estatura te ayudaría si fueras poste, hay otras posiciones que más que altura necesitan agilidad y coordinación, cualidades que sin duda tienen las personas bajas.

Los movimientos del básquet

Como buen deporte explosivo, el básquet requiere de movimientos muy rápidos que sin un calentamiento adecuado podrían ocasionar graves lesiones, especialmente en los tobillos y las rodillas. Razón de más para llegar siempre a tiempo a los juegos y entrenamientos. Si una lesión llegara a ocurrir, es importante que dejes descansar ese músculo o articulación para que se recupere pronto. Es importante que uses las botas adecuadas para que te ayuden a amortiguar los aterrizajes y del mismo modo, protejan tu espalda y tus rodillas.

Otra lesión común de los basquetbolistas tiene lugar en los dedos de la mano, y es que sobre todo cuando estas aprendiendo, es difícil dominar el arte de recibir el balón. Así que para no torcerte ningún dedo, acuérdate siempre de recibirlo con las manos extendidas al frente y lanzar tu cuerpo un poco hacia atrás para amortiguar el golpe.

Aeróbicos en la cancha

La coordinación y la agilidad mental definitivamente son la base de un buen jugador de básquet, por eso los aeróbicos son uno de sus mejores complementos, ya que además de desarrollar estas cualidades, agilizan mucho tus piernas. Claro que si después de todo esto te queda alguna reserva de energía, entonces aprovéchala para salir a correr, pues una buena condición física, también es la clave para este intenso deporte. No solo deberás aguantar los partidos de casi una hora, sino tendrás que estar preparado si tu equipo empata y tienen que irse al tiempo extra.

Por otro lado, aunque el básquet tiene fama de ser un deporte agresivo, en realidad se trata del amor al balón. El balón es, en este y muchos otros deportes, el trofeo más preciado por los jugadores a la hora del partido [VIDEO], por eso hacen hasta lo imposible con tal de tenerlo en su poder y en ocasiones esto llega a interpretarse como agresión, aunque en realidad no lo seas, pues si así fuera, el árbitro no dudaría en marcarte una falta.